INCONTINENCIA URINARIA


Se define como incontinencia urinaria a cualquier pérdida involuntaria de orina, catalogado como un problema social o higiénico. No se la considera como enfermedad sino como un síntoma ya que puede o no estar asociada a otras patologías. Este se presenta con mayor frecuencia en la población mayor a los 65 años repercutiendo en su calidad de vida. Se asocia con los cambios propios del envejecimiento, es más frecuente en mujeres, la obesidad, la multiparidad y las cirugías uroginecológicas previas, estreñimiento, infecciones urinarias a repetición, entre otros factores.

Dentro de los efectos físicos se encuentran: irritación en la región genital por la humedad constante, lo cual conlleva al aumento de las infecciones en este nivel. En cuanto a las repercusiones psicosociales que genera son frecuentes e importantes de considerar por cuanto causa sufrimiento, afecta la autoestima, se abandonan algunas aficiones, se limita la práctica deportiva, alteración de la vida sexual y, en términos generales, deteriorando en si las relaciones sociales.

Al ser un padecimiento de gran impacto en la salud en todas sus esferas merece una atención especial por parte del personal de salud principalmente en el ámbito de atención primaria emprendiendo diversas acciones que ayuden a las personas a prevenir este problema, a convivir con el mismo o a disminuir las complicaciones que trae consigo.

Dentro de las practicas de prevención principalmente se encuentran: higiene de genitales con frecuencia, cambiarse la ropa a necesidad, reducción de la ingesta de cafeína clasificada como irritante vesical, se debe considerar una alimentación saludable, rica en frutas y verduras, para facilitar la evacuación intestinal y evitar el estreñimiento; una alimentación que ayude a prevenir o controlar la obesidad ya que ésta produce un aumento permanente de la presión intraabdominal que provoca presión intravesical y compromete la función del tracto urinario inferior; realizar ejercicio físico regular pues ayuda a mantener un buen nivel de movilidad, favorece la independencia de los adultos mayores y se facilita el desplazamiento de las personas al baño; se recomiendan ejercicios que fortalezcan los músculos del suelo pélvico, los cuales ofrecen soporte a los órganos que actúan en ese nivel y favorecen el cierre uretral. El manejo de esta patología debe ser llevado por un Médico Especialista, quien deberá individualizar cada caso de acuerdo al tipo de Incontinencia y los factores asociados.

Jessica Jaramillo

Medico General

REFERENCIAS:

• Ángel G, Cortés HA. Incontinencia urinaria en un grupo de personas vinculadas con el programa de Adultos mayores del municipio de Sabaneta, Colombia. Med U.P.B. 2015;34(1):16-22

• Rincón Ardila, Olga. (2015). Caracterización clínica de la incontinencia urinaria y factores asociados en usuarias de la Unidad de la Mujer del Centro de Salud Familiar ?Ultraestación? en la ciudad de Chillán, Chile. Revista médica de Chile, 143(2), 203-212. https://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872015000200008


Escrito por: Dra. Jessica Jaramillo

¿Cómo se siente hoy?

Lic. Sebastián García Mendoza a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores