trastorno bipolar: periodos de riesgo


En caso del trastorno bipolar, especialmente en las fases maníacas y depresivas, las labores de cuidado son intensas. Pero a medida que la persona dependiente se estabiliza, recupera su autonomía personal y quedan circunscritas las actividades de cuidado a tareas de supervisión, principalmente en la vigilancia de síntomas que preceden una recaída, la administración de la medicación y el mantenimiento de un estilo de vida ordenado. Pero se está comprobando que pacientes con una historia clínica de frecuentes recaídas sufren un deterioro de sus capacidades cognitivas afectando a sus habilidades para la autonomía personal; requiriendo por tanto de unos cuidados más continuados y, posiblemente, de una atención profesional más intensa que puede ir desde apoyo en el trabajo a un centro de rehabilitación más intensivo (Centro de Día) o una atención y seguimiento domiciliario (Servicios de Apoyo en la Comunidad).


Cuando la persona con trastorno bipolar logra la estabilidad clínica puede disminuirse algo el nivel de alerta aunque siempre se deberán tener en cuenta las consideraciones que se describieron en el punto anterior.
A pesar de esta estabilidad, hay momentos en la vida de las personas en los que el nivel de estrés y/o de estimulación ambiental aumenta de manera considerable y que, en el caso de las personas con trastorno bipolar, deberán considerarse periodos de riesgo y el nivel de alerta y las precauciones tendrán también que aumentar.


Algunos ejemplos de estos periodos de riesgo podrían ser:


1. aumento considerable de la presión laboral.
2. ruptura de pareja y unidad de convivencia familiar.
3. cambio de residencia
4. perdida de trabajo
5. acontecimientos positivos como obtener un nuevo empleo nuevo empleo, casarse u obtener un premio, o muy negativos, como el fallecimiento de un ser querido, la pérdida de un trabajo o una ruptura de pareja. Los acontecimientos muy positivos no tienen por qué ir seguidos de una fase maníaca ni los muy negativos por una depresiva, se pueden producir indistintamente.
6. seis meses siguientes a una fase maníaca o mixta
7. recuperación de una depresión si no se retiran los antidepresivos a tiempo.
8. seis meses posteriores al parto por los cambios hormonales.


Además de las recomendaciones mencionadas en esos momentos será fundamental:


1. aumentar la observación y la atención al familiar sin sobreproteger.
2. aumentar la frecuencia de las visitas a los profesionales de referencia.
3. prestar atención a la toma de la medicación: olvidos, abandonos.
4. disminuir el nivel de estrés y tensión emocional a través del ocio.
5. aumentar rigurosamente las medidas de precaución(sueño, horarios, alimentación, consumo de drogas).
6. confeccionar una lista de los pródromos que habitualmente presenta su familiar.


Revisión bibliográfica realizada por:
Psic. Paula Cueva
Psicóloga Clínica
Fuente: Bellido J., Sanz P., El cuidado y la promoción de la autonomía personal en el trastorno bipolar, 2013.



Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Claudia Vanessa Gavilanez Morales a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores