Importancia del diagnóstico precoz del trastorno bipolar.


El diagnóstico siempre se lleva a cabo mediante la historia clínica y los datos que puedan aportar los familiares. En este sentido, se diagnostica el trastorno bipolar siempre que un paciente ha presentado al menos una fase depresiva y otra fase hipomaníaca o maníaca.


En general, podemos afirmar que el riesgo de que los hijos de personas que padecen un trastorno bipolar presenten también esta enfermedad es mayor que para los hijos de las personas que no la padecen. El riesgo para los hijos de los afectados se sitúa cerca del 20%, lo que quiere decir que el niño tiene más posibilidades de no padecer el trastorno (80%) que de padecerlo (20%).


Por tanto, realizar un diagnóstico de trastorno bipolar antes de que aparezcan los síntomas no es posible en este momento. Pero lo que sí que es posible y, además, de vital importancia es la detección precoz de nuevos episodios maníacos, depresivos o mixtos una vez que la persona ha presentado la enfermedad.
A través de la psicoeducación se enseña a los pacientes y a los familiares a identificar cuáles son los signos o señales previas que presenta cada paciente antes de iniciar una recaída ya que permitirá a los servicios de salud mental una intervención rápida que evite una recaída. 


Ejemplos de señales de alarma:


1. Aumento de gastos innecesarios.
2. Aumento de las actividades que implican relaciones sociales.
3. Disminución de las horas de sueño y descanso.
4. Una expresión más acusada de las emociones y sentimientos.
5. Aumento de las actividades productivas.
6. Aumento brusco del deseo sexual.
7. Irritabilidad.
8. Fatiga, cansancio, apatía.
9. Consumo de tóxicos.
10. Dificultades de atención y concentración.
11. Aumento de las actividades físicas.


Habitualmente se realiza un énfasis especial en la detección precoz de los síntomas hipomaníacos y maníacos por las siguientes razones:


1.
La rapidez con la que los pródromos (señales de alarma) de hipomanía se convierten en un episodio completo de manía es mucho más rápido que en el caso de la depresión, en el que los síntomas subdepresivos cristalizan mucho más tarde en un episodio depresivo.


2. Se dispone de fármacos rápidos y de acción prácticamente inmediata para frenar el inicio de un episodio maníaco.


3. La mayor parte de los pacientes tienen dificultades para identificar un episodio hipomaníaco.


Revisión bibliográfica realizada por:

Psic. Paula Cueva
Psicóloga Clínica
Fuente: Bellido J., Sanz P., El cuidado y la promoción de la autonomía personal en el trastorno bipolar, 2013.


Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

Dr Jhonny Ruiz a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores