CONSUMO DE SUSTANCIAS: TABACO


El tabaco es clasificado como una droga de tipo estimulante. Uno de sus principales componentes es  la nicotina, esta posee una capacidad adictiva enorme, produciendo dependencia en sus consumidores. Durante la combustión del tabaco se originan más de 4.000 productos tóxicos diferentes. Entre ellos, destacan por su especial peligrosidad y por las enfermedades a que pueden asociarse, los siguientes:


-Alquitranes: producen distintos tipos de cáncer.


-Monóxido de carbono: factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares.


-Irritantes (fenoles, amoníacos, ácido cianhídrico): responsables de enfermedades respiratorias como la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar.


-Nicotina: causa la dependencia del tabaco. Tiene una vida media aproximada de dos horas, pero a medida que disminuye su concentración en sangre, se incrementa el deseo de fumar.


-Otros componentes del tabaco: arsénico, cadmio, níquel, polonio 210, acetona y metanol, entre otras sustancias cancerígenas o tóxicas.


¿QUÉ EFECTOS INMEDIATOS PRODUCE EN EL ORGANISMO?


Fumar un cigarrillo significa exponerse a numerosas sustancias perjudiciales para la salud y al riesgo de desarrollar una dependencia. El monóxido de carbono se encuentra en el humo del tabaco, y pasa a la sangre a través de los pulmones. Es el responsable del daño en el sistema vascular por una parte, y de la disminución del transporte de oxígeno a los tejidos de nuestro organismo, por otra. Produce fatiga, tos y expectoración


La nicotina actúa sobre las áreas del cerebro que regulan las sensaciones placenteras, provocando la aparición de dependencia. También actúa sobre el sistema cardiovascular aumentando la frecuencia cardiaca y la posibilidad de arritmias. Además, produce cambios en la viscosidad sanguínea y aumenta los niveles de triglicéridos y colesterol.


A diferencia de la imagen atractiva que tiene a veces, el tabaco produce al poco tiempo de empezar a consumirse algunas alteraciones poco deseables entre las que se encuentran:


-Arrugas prematuras en la zona del labio superior, alrededor de los ojos (patas de gallo), barbilla y mejillas, y coloración grisácea de la piel que constituye el llamado “rostro del fumador”.
-Manchas en los dientes, infecciones y caries dentales.
-Mal aliento y mal olor corporal por impregnación del olor del tabaco.
-Manchas amarillentas en uñas y dedos.


Los jóvenes que empiezan a fumar no suelen conceder importancia a los efectos que el tabaco producirá sobre su salud a largo plazo, pero existen otros efectos, más cercanos en el tiempo, que han sido demostrados en población juvenil y que pueden constatarse sin necesidad de que exista cronicidad en el consumo de tabaco.


Efectos a corto plazo en jóvenes


-Aumento de catarros de repetición.
-Aumento de la tos.
-Disminución del rendimiento deportivo.
-Pérdida de apetito.


SITUACIONES DE ESPECIAL RIESGO


-Enfermedades previas o actuales: Las personas que han tenido o tienen problemas respiratorios, cardiovasculares, alérgicos o enfermedades que puedan agravarse con el consumo del tabaco son especialmente vulnerables.
-Embarazo y lactancia: La nicotina atraviesa la barrera placentaria que protege al feto y también pasa a la leche materna.
-Delante de menores: No sólo se les expone al humo, sino que se les enseña un modelo erróneo de conducta para ellos.
-Estancias pequeñas y sin buena ventilación.
-Adolescentes: La edad de inicio se relaciona con la dependencia del tabaco y la dificultad para abandonarlo. No fumar es especialmente importante en aquellos casos en los que el daño a la propia salud o a la de terceras personas aumenta.


 Revisión bibliográfica realizada por:
Psic. Paula Cueva
Psicóloga Clínica
Fuente: Ministerio de Sanidad y Consumo, Gobierno de España,( 2007), Hablemos de Drogas, Secretaría General de Sanidad, Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, España.


Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

Lic. Sebastián García Mendoza a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores