SÍNDROME DEL NIDO VACÍO


Uno de los principales cambios llenos de tensión que afectan la organización familiar es la etapa de la emancipación de los hijos, la cual empieza con el cambio de la dinámica a la que los padres se encuentran adaptados acompañados de sentimientos de soledad y tristeza, los padres se han acostumbrado a enfocar todo su esfuerzo y atención al cuidado de sus hijos y al momentos que ellos se independizan por distintas razones como formar su propio hogar, estudiar en otro país o simplemente vivir nuevas experiencias. Independientemente de las circunstancias que originen el nuevo escenario familiar, los sentimientos, desafíos y conflictos que enfrentan los padres son una explosión de vivencias contradictorias e intensas.


Aunque cada persona, familia o pareja vive esta crisis de acuerdo a sus particulares, por lo general los padres sienten que pierden su principal función que es el cuidar a sus hijos y que estos ya no los necesitan. Frente a esta ausencia es común que los padres experimenten ansiedad, desmotivación, tristeza, pérdida del sentido, irritabilidad y hasta depresión.


Los psicólogos especialistas en el tema coinciden que el nido vacío marca el final de la etapa de la paternidad pero también abre un espacio al reconocimiento individual ideal para plantearse proyectos que se han postergado y también es ideal para el reencuentro de la pareja. Esta crisis al igual que todas las crisis que el ser humano experimenta a lo largo de su vida implica una oportunidad de crecimiento personal


En esta etapa de transformación es importante tener en cuenta ciertos puntos como:


-Comprensión del cambio: se trata de ver al nido vacío como una transición más a las cuales tenemos que enfrentarnos en la vida.


-Redefinición individual: cada uno de los padres deben trabajar en el autoconocimiento. hay que cuestionarse lo que necesita en esta etapa y cómo conseguirlo.


-Reorganización del tiempo: plantearse nuevas metas, buscar nuevos intereses, retomar hábitos que se abandonaron por el tiempo y las responsabilidades, volver a buscar viejos amigos.


-Reingeniería de los vínculos: hay que poner en práctica nuevas formas de relacionarse con los hijos, explorando nuevas experiencias vinculares, desde aprender a utilizar el correo electrónico , hasta rituales de encuentro especiales como reunirse a comer los domingos, visitarlos o salir juntos.


-Redes de contención: volver a formar la red de apoyo, grupos de ayuda, amigos de su misma edad que hayan pasado o estén pasando la misma situación.


Psic. Paula Cueva
Psicóloga Clínica
Fuente: Levy E., Gómez R.,Síndrome del nido vacío, Despegue emocional.


Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

Dr Jhonny Ruiz a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores