Impacto del divorcio en la dinámica familiar


La experiencia ha demostrado que la calidad de las relaciones familiares es el factor más importante en la salud emocional de los niños y de las niñas. Este hecho es independiente de la estructura familiar en que se produzca y no varía en los casos de padres y madres separados y/o divorciados. Cabe señalar que la calidad de las relaciones va acompañada de la cantidad o frecuencia con que los hijos e hijas se relacionan con ambos progenitores.


Al trabajar en Mediación Familiar con frecuencia nos encontramos ante las dudas de parejas sobre separarse o seguir juntos por el bien de los hijos e hijas, aun estando en conflicto abierto. Si bien esta decisión es responsabilidad de la pareja, de cada uno de sus miembros, debemos ser conscientes de la importancia que tiene sobre los hijos e hijas la intensidad de las emociones negativas presentes en la relación (por ejemplo, en forma de rabia hacia el otro), y la duración temporal de las mismas. Lo mismo se puede decir durante el proceso de separación y divorcio. Las desavenencias fuertes entre el padre y la madre inciden más en la salud emocional de los hijos e hijas que el hecho de convivir juntos o separados. La separación del padre y de la madre afecta a los hijos e hijas, pero lo hará de manera negativa tanto más cuanto más sentimientos negativos haya entre el padre y la madre, cuando la relación esté más deteriorada, las discusiones más frecuentes y cuando los hijos e hijas vean todo esto.


Una de las decisiones que más preocupan a los padres y madres en situación de separarse es cómo comunicárselo a los hijos e hijas para causarles el menor impacto posible. Esta preocupación puede considerarse como un buen síntoma de que los padres y madres se preocupan por el bienestar de los hijos y de su interés por protegerlos. Conviene tener en cuenta los siguientes aspectos:


1. Es fundamental que se les diga que la separación es una decisión del padre y de la madre (aunque la decisión sea tomada por una de las partes).
2. Es necesario dar información ajustada a la edad de forma conjunta cuando la decisión está tomada y es firme.
3. Al niño o a la niña se le informa sólo sobre aquellos aspectos que pueda entender, utilizando para ello un lenguaje adaptado a su capacidad y comprensión.
4. Es necesario hablar con los hijos e hijas tantas veces como sea necesario para que lo entiendan resolver dudas, miedos.
5. Conviene decir que es una decisión muy pensada o meditada, que piensan que todos saldrán beneficiados y que no tiene vuelta atrás.
6. Comunicarle con quién vivirá, dónde y cómo se relacionará con el padre o con la madre que se vaya de casa (y dónde vivirá el padre o madre no custodio, cómo mantendrán la comunicación), qué cambios se van a producir para que, de esta forma, vaya preparándose y pueda asumirlo con mayor facilidad.
7. No prometer lo que no se puede cumplir.
8. Recordar que tan importante es lo que se dice cómo el cómo se dicen las cosas (y lo que se calla también es muy importante y necesario).
9. La presencia de ambos progenitores es necesaria para que el niño y la niña se sientan seguros. Necesitan del afecto de los dos.
10. Controlar la emotividad al hablar con los hijos e hijas, para no dejarles preocupados. Esforzarse en comunicarlo de forma desapasionada.
11. Evitar señalar responsables, culpables o inocentes de la decisión de separarse.
12. No presente la separación de una forma irreal, en la que no va a haber problemas y en la que todos van a ser felices desde el principio.
13. Ser conscientes que al principio costará a todos adaptarse a la nueva situación.
14. Transmitir las posibles ventajas de la nueva situación.


Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

Lic. Sebastián García Mendoza a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores