El Autoestima y La Adolescencia


El autoestima puede ser definida como aquel sentimiento que nos hace apreciarnos, valorarnos y aceptarnos a nosotros mismos, es la medida en la que nos queremos a nosotros mismos y es crucial para el desarrollo de la personalidad; además tener una buena autoestima facilita la interacción social, pues siempre que la persona se sienta más confiada y segura de sí mismo le será más fácil establecer relaciones con el resto.  
La adolescencia es una etapa por la que atravesamos todos los seres humanos, es aquí donde tanto mujeres como hombres se definen, diferenciándose no sólo biológica y fisiológicamente a causa de la pubertad, sino que también definiendo su identidad y su rol social. Etiológicamente, la palabra viene del latín adolescere  (verbo) que significa crecer, por lo que se ha tomado a esta etapa como una etapa de cambios físicos, psicológicos y sociales que llevan al ser humano a la madurez. Si bien se puede definir el inicio de la adolescencia comenzando el crecimiento orgánico, la madurez sexual y la capacidad reproductiva, su duración no es fácil de determinar; esto a causa de factores como la permanencia en la escuela (en sociedades con mayor desarrollo económico) que la prolonga, o el tener que producir a temprana edad (en sociedades con actividades económicas sencillas) que la hacen más corta.


La adolescencia es un periodo de identificación, donde se reafirma la identidad del individuo, por ende uno de los aspectos más importantes es la imagen personal, el que se califique de alguna forma el aspecto físico es algo muy determinante, por esto son tan comunes los trastornos alimenticios cuyo génesis se da en lo físico y en esta edad de la adolescencia temprana; es el aspecto físico en cierta manera el que determina quién es aceptado o no por lo que influye directamente en la autoestima.
Otro aspecto a tomar en cuenta es el sentir que se es parte de un grupo de amigos, es un aspecto central pues incrementa la autoestima al generar un sentimiento de aceptación social y, en este sentido, beneficia al adolescente en tanto lo ayuda a identificarse y replantear su propia identidad.


Así mismo el entablar una relación amorosa ayuda a la autoestima positivamente pues implica para el adolescente tener alguien que lo quiere por lo que es, lo reconoce y lo gratifica elevando la valoración de sí mismo ante él/ella y ante los demás. Es importante recordar que en esta etapa ya no tienen tanto peso como antes la aceptación de la familia, llenar las expectativas de los padres en lo académico, etc., pues si bien estos temas alimentan la autoestima, han disminuido en importancia primando la relación y aceptación positiva con los pares.




Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Alexandra Parra Mesa a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores