Como motivar a los niños para rendir mejor en la escuela 1.


N#1: Tener expectativas adecuadas


El éxito de la vida académica de un niño depende mucho del grado de motivación que tiene de su hogar y en la institución educativa a la que asiste. Cuando un niño se encuentra motivado es más susceptible a:


-Elegir tareas complejas, que ponen a prueba su ingenio.
-Empezar a hacer sus tareas sin que alguien tenga que recordárselo.
-Esforzarse y concentrarse más.
-Tener una actitud positiva hacia el aprendizaje y el trabajo escolar.
-Usar ciertas estrategias ya probadas para abordar problemas difíciles.
-Perseverar con los problemas hasta que los completan a satisfacción.


Una manera de motivar al niño es tener expectativas adecuadas. Si usted espera que su hijo triunfe en la escuela, sus probabilidades de éxito aumentarán considerablemente.


Tenga bajas expectativas, y seguro que él fracasará. Los niños por lo general son muy conscientes de cómo los perciben sus padres, y es común que ellos ajusten sus acciones a esa percepción. Es decir, que es de suma importancia que usted tenga altas expectativas para su hijo y que se las comunique. También, es muy importante que usted base sus expectativas en las aptitudes y capacidad de su hijo, quien, como todos nosotros, tiene fortalezas y debilidades.


Pasos para fijar expectativas adecuadas:


1. Entablar una buena comunicación: Converse abierta y honestamente con su hijo de las áreas que le interesan y en las que sobresale, y de aquellas que no le llaman la atención. Dele su opinión sobre lo que usted ha observado en su hijo. Busquen los puntos en común, pero nunca rechace la propia evaluación que su hijo haya hecho de sí mismo simplemente porque crea que poco realista o no es apropiada.
Las expectativas más altas que tenga de su hijo deberán concentrarse en las áreas que su hijo sobresale. Recuerde es comprensible que uno se preocupe por los resultados. Pero si se concentra solamente en el producto final, podría pasar por alto la enorme cantidad de trabajo que ha sido necesario para cada paso.


2. Reevalúe cuando sea necesario: Su hijo crecerá y cambiará y también lo harán sus intereses y aptitudes. Esté preparado para revisar y ajustar las expectativas que tiene de su hijo. Hable seguido con su hijo y cambie si usted o su hijo concuerdan que las expectativas fueron muy bajas o demasiado ambiciosas por el momento.


Psic. Paula Cueva
Psicóloga Clínica
Fuente: The Parent Institute, 7 Maneras probadas de motivar a los niños a rendir mejor en la escuela, 2005.


Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

MD. Cristina García Sánchez a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores