La adultez tardía: como enfrentarse los cambios del envejecimiento


A diferencia de lo que muchas personas creen no empezamos a envejecer a partir de los 60 años, sino mucho antes a partir de los 30, a medida que nos vamos haciendo mayores sufrimos cambios en distintos niveles como el corporal, ya no sentimos la misma energía de antes y ciertos órganos empiezan a sentir el paso del tiempo, aparecen patologías como la presbicia, la osteoporosis o la artritis, a nivel social como enfrentarnos a la presión de las responsabilidades, la futura jubilación entre otros, y a nivel psicológico como el vivir el nido vacío o las distintas crisis existenciales que atravesamos en cada etapa. Estos cambios tienen un impacto diferente en cada persona dependiendo de su personalidad, su red de apoyo y las distintas herramientas que ha ido adquiriendo alenfrentarse a cada problema, en cada experiencia.


Por todo ello para lograr una adaptación a los cambios propios de la edad es necesario anticiparse a ellos comenzando a realizar cambios en nuestra mentalidad, aprendiendo a disfrutar cada etapa de nuestra vida y para eso necesitamos empezar a vivir en el aquí y el ahora evitando pensar en errores del pasado y en los miedos del futuro, sino disfrutando cada experiencia que se nos presenta en nuestro día a día, retomando aficiones abandonadas de las cuales por distintas razones no tuvimos tiempo para dedicarles, replantearnos nuestras prioridades, y como distribuimos nuestro tiempo, analizar si tenemos una existencia plena o si necesitamos plantearnos cambios para alcanzarla, porque nunca es tarde para ser la mejor versión de nosotros mismo.


¿Cómo empezar a realizar cambios?


El primer paso es percibir a la vejez de forma positiva, como una fase de vida llena de posibilidades para realizarse personal y socialmente. A continuación presentamos algunas sugerencias de cambios a tener en cuenta:


-Hábitos de vida saludables y de autocuidado como ejercicio físico, buena alimentación, higiene del sueño.


-Autonomía e independencia, controlar su propia vida y conservar la capacidad de decidir y actuar libremente.


-Mantenerse activo, gestionar su propio tiempo con actividades que sean de interés, de ocio y de ejercitación intelectual.


-Sentido y finalidad de su vida, marcarse metas y objetivos.


-Integrarse en redes o grupos sociales y participar activamente en ellos, fomentando el rol social, creando nuevas redes de apoyo.


Psic. Paula Cueva
Psicóloga Clínica
Fuente: revista Plus es más, 100 preguntas sobre psicología despues de los 50, 2015.


Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Liseth Hernández Imbacuan a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores