Cómo afrontar el duelo por suicidio


La palabra duelo no sólo se refiere al dolor por la muerte de un ser querido, sino también a una situación de pérdida como puede ser un divorcio, un despido o la pérdida de un miembro del cuerpo tras un accidente. El dolor es una experiencia universal que todos los seres humanos atravesamos en distintos momentos y situaciones.


El duelo por la muerte de un ser querido nunca resulta fácil. En el caso del duelo por suicido el dolor se vuelve aún más intenso porque va unido a sentimientos de culpa e impotencia. La muerte intencionada de un ser querido deja a familiares y amigos muy confundidos y con un alto grado de angustia.


El suicidio está marcado por el estigma. Muchas personas lo ven como vergonzoso o pecaminoso, otros lo consideran como “una elección” y culpan a la familia. En muchas ocasiones no saben cómo apoyar a los supervivientes y simplemente evitan la situación por ignorancia. Cualquiera que sea la razón, es importante tener en cuenta que el suicidio y el dolor subyacente son procesos complejos.


Cuando una persona se suicida, se ven directamente afectados los familiares directos que conviven con la persona, el resto de la familia, vecinos, amigos, compañeros de estudio y / o compañeros de trabajo.


Cómo superar el duelo por suicidio: reflexiones iniciales


A través de los testimonios de aquellos que han intentado suicidarse, sabemos que el objetivo principal de un suicidio no es acabar con la vida, sino con el sufrimiento.
Las personas con ideación suicida están luchando contra una agonía emocional que convierte la vida en inaceptable. La mayoría de las personas que mueren por suicidio tienen una depresión que reduce su capacidad de resolver problemas.


¿Por qué el duelo es más difícil de superar?


La elaboración del duelo implica una serie de procesos que, comenzando con la pérdida, terminan con la aceptación de la realidad, la reorientación de la actividad mental y la recomposición del mundo interno.
Los familiares y amigos de las personas que han fallecido por suicidio, son propensos a sentir un gran desconsuelo y aturdimiento. A menudo se preguntan: “¿Por qué pasó esto? ¿Cómo no lo vi venir?” Sienten una abrumadora culpabilidad sobre lo que deberían haber hecho de más o de menos. Tienen pensamientos recurrentes que les asaltan casi a diario. A menudo sienten culpa, como si de alguna manera fueran responsables.
Muchos también experimentan ira y rabia hacia su ser querido por el abandono o el rechazo, o decepción al pensar que no eran suficientemente amados como para mantener sus deseos de vivir.
Estas suposiciones erróneas pueden durar mucho tiempo si no se afrontan de la forma adecuada. Muchos luchan durante años tratando de encontrar respuestas o entender un suceso que en muchos casos resulta incomprensible.
Por otro lado, la sociedad todavía ejerce un papel dañino al crear un estigma alrededor de la muerte por suicidio que hace que los supervivientes se sientan excluidos. Los supervivientes de seres queridos que han muerto de la enfermedad terminal, accidente, vejez u otros tipos de muerte suelen recibir simpatía y compasión. Nunca se culpa a un miembro de la familia por el cáncer o el Alzheimer, pero la sociedad sigue proyectando una sombra sobre el suicidio.


El papel de los recuerdos


Otro factor que hace el duelo por suicidio diferente, son los recuerdos. Cuando se pierde a un ser querido por enfermedad o accidente, mantenemos felices recuerdos. Podemos pensar de en nuestro ser querido y compartir historias con nostalgia. Sin embargo, esto no suele ser así para el superviviente de suicidio. Le surgen pensamientos como: “¿Tal vez no era feliz cuando le hice esta foto?” “¿Por qué no vi su dolor emocional cuando estábamos de vacaciones?".

Los supervivientes de la pérdida de suicidio no sólo experimentan estos aspectos de duelo complicado, sino que también son propensos a desarrollar síntomas de la depresión y trastorno de estrés post-traumático. La tristeza indescriptible sobre el suicidio se convierte en un círculo sin fin de desconcierto, dolor, escenas retrospectivas y una necesidad de adormecer la angustia.


Formas de ayudar a un superviviente de la pérdida de suicidio


Si conoces a alguien que ha perdido a un ser querido por suicidio, hay muchas cosas que puedes hacer. Además de acompañarle en su dolor (duelo) puedes ayudarle a librarse del estigma creado por la sociedad.


1. Pregunta si le puedes ayudar y cómo
En el caso de que no estén dispuestos a aceptar ayuda, con este gesto demuestras que estás allí accesible para ellos. Evita el distanciamiento para que sepa que puede hablar contigo en el momento que lo necesite.
2. Sé paciente
No establezcas un límite de tiempo para la pena del superviviente. El duelo complicado puede tomar años. Anímale a compartir historias y expresar sus pensamientos. La repetición puede ser un factor clave en la recuperación.
3. Escucha
Sé un oyente compasivo. El mejor regalo que le puede dar a un ser querido que ha sobrevivido a una pérdida de suicidio es tu tiempo, tranquilidad y afecto.
4. Aceptación
Asume que necesitan expresar sus sentimientos, a veces con el silencio y otras veces con tristeza o ira. No tengas miedo de hablar sobre el suicidio. Puedes, expresar tus sentimientos de tristeza y nombrar a la persona amada. Los que han perdido a alguien por suicidio sienten un gran dolor, y realmente necesitan tu empatía, compasión y comprensión


Formas de ayudarte a ti mismo si has sufrido una pérdida por suicidio


Puede ser muy doloroso, pero hay que aprender a asumir la realidad y entender que tú no eres responsable del suicidio de tu ser querido.


1. No pongas límites al dolor
El periodo de duelo requiere su tiempo. Necesitas atravesar las diferentes fases hasta aceptar la realidad.
2. Planifica el futuro
Cuando estés preparado, organiza con ayuda de tu familia los días de celebraciones familiares, cumpleaños y Navidad. Entender que estos momentos se vivirán con tristeza y buscar lazos de apoyo y refuerzo para minimizar las reacciones de tristeza intensa.
3. Haz conexiones
Considera unirte a un grupo de apoyo diseñado específicamente para los supervivientes de la pérdida de suicidio. El medio ambiente puede proporcionar un entorno de curación y de apoyo mutuo.
4. Busca ayuda profesional si lo necesitas
Recuerda que estás atravesando una de las situaciones más difíciles y dolorosas de la vida y puedes necesitar terapia para no alargar innecesariamente las fases del duelo.


Artículo extraído del Blog de Psicología PSICOLOGÍA Y MENTE
Revisión bibliográfica realizada por:
Psic. Paula Cueva
Psicóloga Clínica
Fuente:
Ibáñez, L., (2017),Cómo afrontar el duelo por suicidio ,10 de noviembre del 2017.

https://psicologiaymente.net/clinica/como-afrontar-duelo-por-suicidio



Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Claudia Vanessa Gavilanez Morales a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores