Terapia de Reminiscencia: Estimular a partir de los recuerdos


¿Por qué es importante ayudar a las personas mayores a recordar hechos y vivencias de su pasado?


Una de las razones estriba en que favorece la integración del pasado al presente de las personas mayores. Especialmente en aquellas que manifiestan algún tipo de demencia.
Recordar es un proceso del ciclo vital que es saludable y normal. Principalmente en la etapa de envejecimiento donde se evalúa la satisfacción de la vida. Además, podemos comprobar la tendencia de nuestras personas mayores a hablar continuamente de su pasado.
Existe un mito social bastante generalizado que consiste en creer que recordar el pasado es algo nocivo en personas mayores. Sin embargo, es preciso romper con esa creencia errónea ya que gracias a los recuerdos, las personas mantienen su propia identidad personal.
Además, reafirman la confianza y seguridad para afrontar cambios relacionados con este período evolutivo, la vejez.


Otra razón es que el proceso de recordar se ejercita a través de la memoria. Con el envejecimiento se puede ver deteriorada la memoria inmediata quedando preservada, en la mayoría de ocasiones, la memoria remota donde se almacenan los recuerdos pasados.
No obstante, las personas mayores que presentan demencia y deterioro cognitivo pueden presentar más dificultad para evocar experiencias pasadas. Partiendo de esto, se torna útil la aplicación de la Terapia de Reminiscencia.


La Terapia de Reminiscencia


La Reminiscencia es una técnica que favorece la evocación de recuerdos y sucesos del pasado conectándolos con el presente. Además, estimula la expresión de vivencias pasadas así como la capacidad de autorreconocimiento.


La finalidad que persigue esta técnica es conseguir fortalecer y consolidar la propia identidad de cada uno, frente a los cambios que supone el proceso de envejecimiento.
Para ello, se centra en potenciar, principalmente, a través de la narración y/o materiales asociados a hechos del pasado 2 tipos de memoria:


memoria episódica o autobiográfica (los recuerdos personales). Se trata de una forma de memoria focalizada en recuerdos específicos de eventos concretos pasados: un cumpleaños, el comienzo de un trabajo, cualquier acontecimiento que marca la vida. No se refiere únicamente a los hechos en sí, sino también a todo el contexto espacial, temporal y emocional.


memoria semántica (contiene los conocimientos sobre datos históricos relevantes). Se trata de un tipo de memoria declarativa de la que depende nuestro conocimiento en general acerca del lenguaje y el mundo. En la memoria semántica se organiza absolutamente toda la información que tenemos y que está relacionada con los conceptos, hechos y con el lenguaje


En la terapia de reminiscencia intervienen procesos como: la atención focalizada, el lenguaje expresivo y comprensivo, la orientación, la memoria semántica y las gnosias.


Además se trata de que la persona experimente emociones vinculadas a esos recuerdos, resaltando aquellos que resultan gratificantes para la persona.
De este modo, las personas desarrollan su revisión de vida con la intención de que puedan resolver los conflictos no resueltos. Se sientan satisfechos de sus éxitos y, en definitiva, se perciban como personas autorrealizadas con una vida completa aportándoles un estado de tranquilidad y paz interior.


La reminiscencia utiliza la estimulación, la comunicación, la socialización y el entrenamiento como herramientas, por lo que se trata de una técnica muy completa.


Funciones de la Reminiscencia


El proceso de reminiscencia cumple una serie de funciones que permiten la consecución de metas personales, teniendo en cuenta las particularidades de cada persona.
Además, es necesario hacer hincapié en que la reminiscencia es apropiada en fases leves y moderadas de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, así como en el caso de personas con deterioro cognoscitivo leve o problemas de memoria asociados al envejecimiento normal.


Entre las funciones de la reminiscencia, las más destacadas son las siguientes:


1. Preservar y reforzar la identidad personal
2. Mantener o aumentar la autoestima, enfocándonos en elementos y aspectos positivos de los recuerdos autobiográficos
3. Estimular el lenguaje y la participación social mediante la conversación
4. Permitir la resignificación, es decir, recordar un acontecimiento ya sea positivo o negativo y darles un nuevo significado. En caso de hechos conflictivos, se efectúa una nueva lectura que permite reubicarlos de manera menos dolorosa
5. Resolver problemas
6. Reducir el aburrimiento
7. Conservar la intimidad
8. Manifestar el logro de la longevidad, es decir, haber llegado hasta la vejez con una vida llena de vivencias
9. Estimular los duelos y preparar a la persona para la muerte


Ayudar a mantener la memoria colectiva de dos maneras:


A) Ofreciendo oportunidades para compartir experiencias y sabiduría con otras personas mayores
B) Transmitiendo conocimientos de acontecimientos del pasado a las nuevas generaciones


Beneficios de la Reminiscencia


La técnica de la reminiscencia aporta una serie de beneficios tanto a nivel psicológico como social a las personas de tercera edad. La recuperación de recuerdos autobiográficos ayuda a que se desarrollen y encuentren un sentido de continuidad en su vida.
Al recordar, también se promueve que la persona se conecte con los demás y se sienta bien consigo misma. Por otro lado, el hecho de conocer el pasado de la persona implica un mayor entendimiento acerca de determinadas conductas o reacciones que presenta en un momento dado.


Algunos de los beneficios que se obtienen con la reminiscencia son:


1. Incremento de la sensación de bienestar
2. Aumento de la autoestima
3. Significado y satisfacción con la vida
4. Superación de las emociones negativas
5. Aumento de relaciones interpersonales
6. Reducción de conductas problemáticas
7. Consolidación de las relaciones familiares
8. Reducción de sintomatología depresiva
9. Adaptación a las actividades de la vida diaria
10. Aceptación de la muerte
11. Mejora o enlentecimiento de deterioros cognitivos: lenguaje, memoria, orientación…


Ejercicios de Reminiscencia


A la hora de realizar ejercicios de reminiscencia, hay que tener en cuenta que los recuerdos se sitúan dentro de un contexto sociocultural y familiar.
Ambos contextos marcan las directrices a la hora de narrar las historias y vivencias personales de la vida.


Con estos ejercicios se intenta provocar una evocación de situaciones del pasado (infancia, juventud, adultez…), resaltando las emociones que les suscita el recuerdo.
Por otro lado, es conveniente hacer partícipes a los familiares ya que nos pueden aportar material e información útiles para facilitar el desencadenamiento de recuerdos.
Además, si los familiares o cuidadores incluyen la reminiscencia en las actividades de la vida cotidiana, puede convertirse en una herramienta útil para potenciar sentimientos positivos.
La estructura general de la reminiscencia consiste principalmente en: mostrar a la persona un material (ejemplo: una fotografía), vinculado con su propia experiencia o con hechos históricos de su generación.


Tras esto, la persona evoca recuerdos y relata diversos aspectos del mismo. Las actividades o ejercicios tienen que tener sentido para la persona y estar adaptados a sus capacidades.

La reminiscencia se puede aplicar de manera grupal fortaleciendo las relaciones interpersonales al compartir sus vivencias con otros. Incluso comentar hechos históricos generales comunes a su generación.


Materiales necesarios para realizar ejercicios de Reminiscencia


Los materiales que se emplean en estos ejercicios tienen que ser, ante todo, significativos para la persona. De esta manera podrá relacionarlos con los recuerdos y experiencias personales.
Estos materiales actúan como estímulos y son muy diversos, siendo los más comunes en las sesiones de reminiscencia los siguientes:


Visuales: fotografías, vídeos y películas, libros, revistas, artículos de periódicos (de diferentes etapas de su vida, de famosos, políticos o escenas históricas…)
Auditivos: música, grabaciones, canciones
Olfativos: flores, aromas, perfumes
Gustativos: saborear antiguos platos
Táctiles: manipulación de objetos (por ejemplo: domésticos) y texturas


Ejemplos de ejercicios de Reminiscencia


Caja de recuerdos. Se recopilan objetos personales o materiales significativos de épocas pasadas (fotografías, ropas, música, documentos…).


Elaborar un Libro de Memorias o Recuerdos Autobiográficos (historia de vida) con cartas, fotografías, recortes de periódicos, trozos de telas…que plasmen las vivencias más importantes de la vida de la persona. Se puede hacer separando los acontecimientos por décadas.


Realizar preguntas específicas sobre hechos anteriores, por ejemplo:


¿Recuerda algún juego de su infancia?
¿Dónde solía jugar?
¿Con quién jugaba?
¿Cuáles eran las reglas de ese juego? ¿Cómo de jugaba?


Otras preguntas pueden centrarse en aspectos como: la alimentación, la educación, su primer amor, el nacimiento de su primer hijo, el vestido de su boda, sus fiestas preferidas, alguna receta de cocina, el trabajo, vacaciones y viajes, entre muchos otros.


Realizar actividades de la vida diaria como: poner la mesa, doblar la ropa, hacer la cama, ordenar la habitación, etc.


Recordando “Historia”. Consiste en recopilar información o datos sobre sucesos históricos, sociales y culturales más importantes de la generación de la persona. A continuación leer estas informaciones provocando comentarios sobre su experiencia ante determinados acontecimientos.


Actividades de dibujo, pintura y collage sobre algún recuerdo del pasado


La reminiscencia tiene gran utilidad en la evocación de recuerdos pasados de la persona llevándolas al momento presente.
También es importante en la realización de relecturas de cada uno de los acontecimientos vividos. Centrándose en provocar emociones positivas y solucionar conflictos del pasado.
La finalidad de todo esto es dar sentido a su propia identidad y conseguir una mayor satisfacción con su vida.
Gracias a la reminiscencia se estimula la memoria que es una de las áreas cognitivas más afectadas en el envejecimiento.


Artículo extraído del Blog de Psicología PSICOCODE.

Revisión bibliográfica realizada por:

Psic. Paula Cueva

Psicóloga Clínica

Fuente:

Navarro, L., (2017), Terapia de Reminiscencia: Estimular a partir de los recuerdos, PSICOCODE, 9 de noviembre del 2017 


Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Claudia Vanessa Gavilanez Morales a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores