Dislexia


la Dislexia, también conocida como dificultad específica para la lectura, es un trastorno que condiciona que un niño con una inteligencia, motivación y escolarización normal no pueda aprender a leer de una forma fluida. El niño disléxico, en los primeros cursos de primaria, lee de una forma costosa, lenta, con pausas, rectificaciones, a menudo cambiando letras o invirtiendo sílabas y hasta incluso inventando palabras. A pesar de esta mala mecánica de lectura habitualmente es capaz de comprender bastante bien lo que lee.


Se trata de un trastorno de base genética condicionado por una disfunción en áreas cerebrales lingüísticas. Tiene una base hereditaria con una incidencia similar en ambos sexos. La prevalencia según los distintos estudios es del 5-17,5%.
Las manifestaciones de la dislexia irán cambiando a lo largo de la vida pero siempre estarán presentes en todas las etapas, a pesar de que en muchos casos, con ayuda, podrán compensarse y permitir a la persona afectada una lectura precisa para poder llegar al conocimiento por medio del lenguaje escrito. Siempre lo hará, sin embargo, de una forma menos automatizada, lo que se traduce en el adulto disléxico con una baja velocidad lectora y poco dominio ortográfico.


El diagnóstico adecuado debe hacerse cuanto antes. Conocer el diagnóstico que justifica la dificultad que un determinado niño/a está teniendo para un aprendizaje es el primer paso para poder ayudarle de forma específica.


Hay aspectos muy importantes a tener en cuenta cuando se plantea el tratamiento de un niño con dislexia:


-La dislexia, como el resto de Trastornos de Aprendizaje, acompaña al individuo toda la vida.
- Las manifestaciones y las repercusiones del trastorno van a ir cambiando con el tiempo y el enfoque del tratamiento debe irse acomodando a cada etapa. Lo que es válido para un niño de 8 años no lo es para uno de 14, pero los dos necesitan ayuda.
- Hay que identificar no solo las dificultades del niño sino también sus habilidades que van a ser recursos importantes para superar y/o compensar las dificultades.
-Tan importante es el tratamiento individual que tenga el niño/a como el conocimiento del trastorno que tengan las personas de su entorno, especialmente familia y escuela.
- Hay que atender a la familia del niño. Ser madre y padre de un niño con un trastorno de aprendizaje no es una tarea fácil. Hay que orientar, asesorar y apoyar a los padres de manera adecuada a sus características.
- Son fundamentales las adaptaciones escolares para que la repercusión de la dislexia en los aprendizajes del alumno sea la menor posible. La escuela debe asumir como su responsabilidad, que el niño disléxico avance en sus aprendizajes. No es válido, aunque por desgracia muy habitual, que la escuela crea que el refuerzo extra escolar sirve para que el alumno “funcione” en la clase como el resto de sus compañeros.
- Hay que tener en cuenta la autoestima del niño.
- La coordinación entre los especialistas que atienden al niño, la escuela y la familia es fundamental.


El primer paso en el tratamiento de cualquier trastorno de aprendizaje es explicar claramente, a su nivel, la naturaleza del problema al niño. Debe saber que su dificultad tiene un nombre, que no significa que no sea inteligente y que va a recibir ayuda para mejorar. Hay que transmitir a su entorno la necesidad de ser comprensivos, positivos y sensibles a detectar problemas de autoestima.


Los otros dos pilares en los que se basa el tratamiento de la dislexia son:


1. Reeducación: es la ayuda que recibe directamente el niño/a para mejorar su lectoescritura y desarrollar estrategias compensatorias para avanzar en los aprendizajes académicos.


2. Acomodaciones: se refiere a las facilidades o adaptaciones escolares que debe tener todo alumno/a con dislexia para avanzar en los aprendizajes a pesar de sus dificultades lectoras.


Revisión bibliográfica realizada por:
Psic. Paula Cueva
Psicóloga Clínica
Fuente: Roca E., Carmona J., Boix C., Colomé R., López A., Sanguinetti A., Caro M., Sans Fitó A., 2010, El aprendizaje en la infancia y la adolescencia: claves para evitar el fracaso escolar. Esplugues de Lobregat: Hospital Sant Joan de Déu. 


Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Claudia Vanessa Gavilanez Morales a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores