Conductas Sexualizadas en Niños


Según Duval (2011) se entiende como conducta sexualizada todas aquellas manifestaciones de la sexualidad que al estar relacionadas con la genitalidad, relación sexual, se consideran de carácter privado como por ejemplo: los comportamientos que incluyen tocarse, frotarse contra algo, exponerse, voyerismo, ver pornografía, usar lenguaje obsceno, hacer sonidos con tintes sexuales e imitar el acto sexual en juegos con muñecos o con otros niños. 


Estas conductas usualmente en el adulto o adolescente se atribuyen más que a un posible abuso, a la curiosidad y autoexploración; sin embargo en los niños, al no haber una maduración física, pero sobre todo psicológica en este aspecto de la sexualidad, la presencia de conductas sexualizadas tiende a representar un riesgo de vulnerabilidad ante los abusos sexuales. Hay que tomar en cuenta que por lo general muchas de las conductas sexualizadas evidenciadas en niños suelen ser indicadores de abuso sexual; no obstante, pueden relacionarse también con otros aspectos de la vida del niño como lo es la sensación placentera que produce la autoexploración (masturbación infantil), o la restricción de la construcción de la intimidad, es decir la dificultad en la diferenciación entre lo público y lo privado..


Las Conductas Sexualizadas más habituales no siempre relacionadas con el abuso sexual son:
Masturbarse en Público: resulta muy alarmante para aquellos que la presencian, suele manifestarse a través del frotamiento contra algo, en el niño, se la relaciona con la sensación placentera y no con la connotación sexual que se le otorga en la adolescencia.


Utilizar palabras soeces en su vocabulario habitual: suele presentarse debido al efecto que causa en su contexto, risa, asombro, escándalo o porque se siente mayor o más poderoso al utilizarlas, como en la masturbación, el uso de estas palabras suele tener una funcionalidad distinta a la de insulto u ofensa, puesto que para ellos son significados de otra manera.


Demostraciones de afecto invasivas: se producen al no haber límites entre público y lo privado las expresiones de amor y afecto hacia los demás pueden resultar también muchas veces invasivas, como por ejemplo besar a todos en la boca.


Revisión bibliográfica realizada por:
Psic. Daniela Ampudia 
Psicóloga Clínica


 


Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Alexandra Beltran Ortega a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores