MANEJO DE LA ANSIEDAD


La ansiedad es una emoción común a todos los seres humanos, está presente durante toda la vida y como el resto de las emociones cumple una función, nos prepara ante lo que podría ser peligroso y por lo tanto se activa frente a la percepción de una amenaza o peligro. Su finalidad es adaptativa, generando protección frente a posibles peligros. Podríamos imaginarla como un sistema de alarma que nos protege. La respuesta de ansiedad se expresa a nivel corporal (fisiológico), mental (cognitivo) y conductual, los tres componentes se dan en la ansiedad normal, no obstante cuando se torna excesiva y frecuente puede llegar a generar diferentes trastornos, como por ejemplo el Trastorno por Pánico. La ansiedad no es buena ni mala, es una emoción más, como lo son la tristeza o la alegría, enriquece la vida de las personas. Se vuelve negativa o patológica cuando resulta excesiva. La ansiedad patológica es aquella que resulta excesiva o desproporcionada respecto al estímulo que la provoca, aparece de manera muy frecuente o duradera y produce limitaciones diversas en la vida cotidiana de quien la padece, restringiendo su adaptación al entorno.


Existen varias técnicas que nos ayudan a manejar los altos niveles de ansiedad, entre las cuales podemos encontrar la distracción, la cual consiste en desviar la atención de los pensamientos desadaptativos, permitiéndonos controlar los síntomas ansiosos, algunas formas de distracción que pueden resultarte útiles para manejar el pánico son: buscar entablar una conversación con alguien de cualquier otro tema, hacer llamadas por teléfono, buscar actividades como salir a correr, ejercitarse, ir al cine, cantar, sumar los números de las matrículas de los coches que se encuentra en la calle.


Es importante tener en cuenta que si los síntomas de ansiedad o pánico disminuyen o desaparecen con la distracción, esto encaja más con la explicación del círculo vicioso de la ansiedad, en donde los pensamientos catastróficos que surgen como respuesta a las sensaciones corporales, recordemos que son sensaciones normales de la activación del sistema de alarma frente a una situación de peligro o de alta tensión provocando cambios en el comportamiento, reforzando los pensamientos.
Otra técnica muy útil en el manejo de la ansiedad son las autoinstrucciones, las cuales se enfocan en la modificación de los pensamientos que desencadenan la ansiedad, una vez ya identificados estos pensamientos buscaremos frases o mensajes alternativos que nos ayuden a recordar lo desadaptativos de estos pensamientos para ayudarnos a controlarlos y afrontarlos impidiendo que la ansiedad escale.


Revisión bibliográfica realizada por:


Psic. Paula Cueva
Psicóloga Clínica
Fuente: Frangella L., Gramajo M.,. (2000). MANUAL PSICOEDUCATIVO PARA EL CONSULTANTE TRASTORNO DE PANICO. recuperado en 2017, de Fundación Foro Sitio web: http://www.fundacionforo.com/pdfs/panico.pdf
 


Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

Dr Jhonny Ruiz a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores