COMO COMUNICAR LA DECISIÓN DEL DIVORCIO A LOS HIJOS.


La información que los padres y madres tienen que dar a sus hijos e hijas dependerá, en gran medida, de la edad de ésto


Hijos/as menores de cinco año


Cuando los hijos o hijas tienen menos de cinco años las explicaciones han de ser sencillas, cortas, concretas, y claras, ya que hasta los cinco años los padres y madres son percibidos como una unidad que no se puede separar. Hay que decir al niño/niña qué progenitor sale del domicilio familiar, cuándo y cómo le va a ver, que le quiere; esto suele ser suficiente. Es bueno que el niño o la niña conozca la nueva casa donde vivirá el padre o madre que no convive a diario, y si el niño o la niña va a vivir a temporadas en esa nueva casa, que decore su habitación con la ayuda del padre o madre que allí vivirá.


Hijos/as entre cinco y ocho años


Entre los cinco y ocho años los niños y niñas necesitan saber más, en concreto es necesario que conozcan cómo la separación del padre y de la madre les afectará personalmente. A esta edad pueden continuar echándose la culpa de la separación y también pueden tener fantasías sobre una futura reunificación familiar y problemas de lealtad. Ni qué decir tiene que hay que recordarles que tanto el padre como la madre les siguen queriendo igual que cuando no habían decidido separarse.
Los conflictos de lealtad abundan, echa de menos al otro progenitor, por lo que puede ser positivo confeccionar un calendario para que visualice cuándo será la próxima vez que estará con el otro progenitor.


Hijos/as entre nueve y doce años


Los niños y niñas a estas edades pueden ver la separación de sus padres como un hecho fuera de su control, como un problema del padre y la madre, y no de ellos, pero al mismo tiempo están preocupados en términos de bueno-malo, o correcto-incorrecto, tienen un sentido más estricto de
lo que está bien, mal, mostrándose irritados con el padre y/o madre que infringe las reglas. Con frecuencia se sienten “mayores” y toman partido por uno de los progenitores, por el padre o por la madre, en términos de “culpable-inocente”. A veces pueden tratar de reconciliar al padre y a la madre. Además, en estas edades comienzan a desarrollar la identidad sexual, por lo que es importante que mantengan el contacto periódico y frecuente con el progenitor del mismo sexo si
éste es el que abandona el hogar familiar.


Hijos/as adolescentes


Los hijos e hijas adolescentes pueden comportarse de manera contradictoria ante el hecho de la separación del padre y de la madre. Algunos se comportan de manera “adulta” y responsable y “entienden” la separación y no quieren tomar partido por ninguna de las partes; en otras ocasiones, niegan el problema, se enfadan o se encierran en sí mismos y tienen conductas que indican el desacuerdo con la decisión tomada, a veces con fuerte descarga emocional (discusiones), y es que hay que recordar que en la adolescencia las emociones se viven con una gran intensidad.

Aparece en el adolescente sentimientos ambivalentes de suficiencia y dependencia. Tienen preocupaciones de tipo económico, debido a la conciencia de los efectos del divorcio en la disminución de recursos. El adolescente y la adolescente siguen necesitando aún el apoyo emocional del padre y la madre y normas de actuación.


Revisión bibliográfica realizada por:

Psic. Paula Cueva
Psicóloga Clínica
Fuente: Laucirica N., Villar G., Abal M., . (2002). Guía para padres y madres en situación de separación y/o divorcio, Cómo actuar con los hijos e hijas. 2017, de Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz Sitio web: https://www.vitoria-gasteiz.org/wb021/http/contenidosEstaticos/adjuntos/es/58/00/5800.pdf



Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Claudia Vanessa Gavilanez Morales a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores