EL MALTRATO INFANTIL COMO PROBLEMA DE SALUD


En la sociedad actual el abuso o maltrato infantil es cada vez más frecuente, desde padres, familiares cercanos o personas allegadas al niño pueden verse involucradas en este tema que muchas veces pasa desapercibido. De hecho, según datos de la UNICEF, a nivel mundial, 6 de cada 10 niños de 2 a 14 años de edad sufren maltrato físico a mano de sus cuidadores. Y de acuerdo a la OMS, una cuarta parte de todos los adultos manifiestan haber sufrido maltratos físicos cuando eran niños.

Existen cuatro clases principales de maltrato infantil: descuido, maltrato físico, abuso sexual y maltrato psíquico o emocional. Siendo el descuido la forma más frecuente de maltrato infantil. Sin embargo muchos niños padecen múltiples tipos de maltrato.

Dada la problemática actual en lo referente al maltrato infantil y lo sensible que puede llegar a ser este tema, es de suma importancia que tanto el personal de salud como la población en general, cuenten con información útil que les ayude a identificar posibles signos o algunos indicios que puedan sugerir que un niño se encuentre en situación de maltrato.

El diagnóstico del abuso por omisión o descuido constituye un verdadero reto para cualquier persona o profesional de la salud, se deben buscar signos que indiquen la falta de atención en el infante. Son aquellos casos donde no se brindan los cuidados necesarios y que esto traiga efectos desfavorables en la salud del niño. En tal sentido, un ejemplo de maltrato por descuido sería una madre que no ha puesto las vacunas necesarias a su bebe, entre otros.

Dentro de los signos típicos de maltrato físico, tenemos la presencia de “moretones”, estos pueden ubicarse en el tronco, el oído o en el cuello. Estos “moretones” deben plantear dudas en torno al maltrato infantil, así como cualquier lesión en piel presente en un niño menor de 4 meses. Una vez que comienza a movilizarse el niño, los “moretones” ubicados en las regiones delanteras del cuerpo, abdomen o tejidos blandos, deben ser motivo para preguntas adicionales acerca de su origen.

En el caso del maltrato psicológico, es difícil concebir cómo los episodios de maltrato físico podrían no acompañarse de maltrato psíquico, el cual suele definirse como la lesión de la capacidad psíquica o estabilidad emocional del niño que conduce a cambios en la conducta o su aprendizaje. Algunos signos y síntomas de maltrato psíquico en un niño comprenden labilidad emocional incongruente para la edad cronológica, retraso en el desarrollo, falta de apego  y autoimagen deficiente.

Ante la sospecha de maltrato infantil se debe buscar información, que se obtenga de forma no acusatoria, pero detallada, ya que derivar a un padre o cuidador a servicios sociales o legales, debido a preocupaciones acerca de maltrato infantil, tiene implicaciones importantes para la familia. Los profesionales sanitarios (por ejemplo, médicos, enfermeras), de la salud mental (por ejemplo, consejeros, terapeutas), la educación (por ejemplo, maestros, directores de escuelas) y otros más deben contar con la información suficiente acerca de este tema y notificar los casos sospechados de maltrato infantil a los agentes del orden público y los servicios sociales.


José F. Salazar V.

MÉDICO GENERAL.

Fuente: Dra. Marcella M. Donaruma-Kwoh. Reconociendo el maltrato físico infantil. 5 de mayo de 2017. MEDSCAPE.


Escrito por: Dr. José Salazar

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Claudia Vanessa Gavilanez Morales a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores