CONJUNTIVITIS


CONJUNTIVITIS

CONCEPTO: La conjuntivitis es una inflamación de la membrana delgada (conjuntiva) que cubre la parte blanca del ojo (esclerótica). Esta membrana se torna de color rosa o rojo.

ETIOLOGÍA: La conjuntivitis bacteriana suele ser causada por Staphylococcus aureus,Streptococcus pneumoniae, especies de Haemophilus o, menos frecuentemente, Chlamydia trachomatis (ver Tracoma). Neisseria gonorrhoeae produce conjuntivitis gonocócicas, que suelen ser el resultado del contacto sexual con una persona que tiene una infección genital.

SIGNOS Y SINTOMAS: Los síntomas son normalmente unilaterales, pero a menudo se extienden al otro ojo en pocos días. La secreción típica es purulenta.

Las conjuntivas bulbar y tarsal están intensamente hiperémicas y edematosas. Es típica la ausencia de hemorragias subconjuntivales petequiales, quemosis, fotofobia y adenopatías preauriculares. A menudo, el edema palpebral es moderado.

En la conjuntivitis gonocócica del adulto, los síntomas aparecen en las 12 a 48 h de la exposición. Se produce edema palpebral grave, quemosis y una secreción purulenta abundante. Las complicaciones raras incluyen ulceración de la córnea, absceso, perforación, panoftalmitis y ceguera.

La oftalmía neonatal secundaria a infección gonocócica suele presentarse entre los 2 y los 5 días del parto. En la oftalmía neonatal por clamidias, los síntomas se inician tras 5 a 14 días. Se produce una conjuntivitis papilar intensa bilateral con edema palpebral, quemosis y secreción mucopurulenta.

DIAGNOSTICO: El diagnostico es clínico y a veces es necesario realizar cultivo de frotis o raspados conjuntivales. El diagnóstico de la conjuntivitis y la diferenciación entre la conjuntivitis bacteriana, viral y no infecciosa  suele ser clínico. Deben obtenerse frotis y cultivos bacterianos si los síntomas son acusados, en los pacientes inmunosuprimidos, si fracasa el tratamiento inicial y en ojos vulnerables. Los frotis y raspados conjuntivales deben examinarse al microscopio y teñirse con el método de Gram para identificar bacterias y con el método de Giemsa para identificar los cuerpos de inclusión citoplasmáticos basófilos de las células epiteliales característicos de la conjuntivitis por clamidia.

TRATAMIENTO: La conjuntivitis viral puede durar entre una y dos semanas y no requiere tratamiento médico. Se debe resolver por sí sola.

Trate la conjuntivitis bacteriana de su niño con gotas o ungüentos antibióticos. Los síntomas generalmente mejoran en un lapso de 24 a 48 horas después de iniciado el tratamiento. La conjuntivitis bacteriana se suele tratar por un período de cinco a siete días.

Trate la conjuntivitis alérgica de su niño con antihistamínicos por vía oral (por boca) o gotas oftálmicas para los síntomas de la alergia. Consulte el tratamiento con el pediatra.

PREVENCIÓN: La conjuntivitis causada por alérgenos no es contagiosa; no obstante, la conjuntivitis viral y bacteriana puede propagarse fácilmente entre las personas y ocasionar epidemias.

Usted puede reducir significativamente el riesgo de contraer conjuntivitis o de contagiarla a otra persona practicando medidas sencillas de buena higiene.

Si tiene conjuntivitis infecciosa (viral o bacteriana), usted puede ayudar a disminuir su propagación a otras personas siguiendo estas medidas:

Lávese las manos frecuentemente con agua tibia y jabón. Si no dispone de agua y jabón, use limpiadores para manos a base de alcohol.

Evite tocarse o restregarse los ojos.

Limpie toda secreción alrededor del ojo varias veces al día. Se debe lavar las manos primero y luego puede usar un paño limpio o una bola de algodón o pañuelo desechable para limpiar el área del ojo. Tire a la basura la bola de algodón o el pañuelo desechable después de usarlo; si usa un paño, debe lavarse con agua caliente y detergente. Lávese las manos con agua tibia y jabón una vez que termine.

Lávese las manos después de aplicarse gotas o pomada para los ojos.

No use la misma botella o envase de las gotas para los ojos no infectados que para los sanos, aun cuando sea de la misma persona.

Lave fundas de almohadas, sábanas, paños y toallas en agua caliente y detergente; después de tocar estos artículos debe lavarse las manos.

Evite compartir artículos como toallas, sábanas y fundas de almohadas.

Lave los anteojos cuidando de no contaminar los artículos que se puedan compartir con otras personas (como toallas).

No comparta el maquillaje para los ojos, la cara, los cepillos cosméticos, los lentes de contacto y envases ni los anteojos.

No se meta en la piscina


MD. ALEXANDRA VICENTE


Escrito por: Dra Alexandra Vicente

¿Cómo se siente hoy?

Dra Alexandra Vicente a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores