TIPOS DE FIBRA


La fibra es el conjunto de hidratos de carbono o residuo el cual el cuerpo no puede metabolizar ni asimilar como un nutriente debido a las enzimas que el organismo dispone, siendo estas quienes ayudan a descomponer los alimentos para así convertirlos en nutrientes y poder aprovecharlos, y
debido a que el organismo no dispone de ciertas enzimas necesarias para descomponer la fibra, ésta es expulsada hasta el final del recorrido digestivo limpiando así al organismo y ayudando a la flora intestinal, dando consistencia a las heces y favoreciendo el tránsito intestinal. Además de reducir la absorción de colesterol, glucosa y ácidos biliares; también es esencial para controlar el la obesidad, ya que una dieta rica en fibra es saciante y contiene menos calorías. Las dietas que son pobres en fibra causan problemas graves como estreñimientos crónicos, diverticulosis (enfermedad causada por el exceso de esfuerzo de las paredes intestinales para evacuar heces
inconsistentes), cáncer de colon, colon irritable o colitis ulcerosa.


Existen estudios que muestran que consumir regularmente fibra procedente de cereales integrales, se asocia a una disminución de la mortalidad por enfermedades cardiovasculares, infecciosas y respiratorias, tanto en hombres como en mujeres

Existen dos tipos de fibra según su solubilidad:


Fibra soluble:


Este tipo de fibra tiene componentes que retienen gran cantidad de agua, creando una especie de gel viscoso en el interior del organismo. Debido a que son fáciles de fermentar por los microorganismos del intestino, crean gases y flatulencias en intestinos delicados. 


Encontramos fibra soluble en algunos alimentos como: cereales (arroz integral, el mijo, la quinua, el trigo, salvado de avena, cebada, etc.), legumbres, nueces, semillas, fréjol, lenteja, muchas hortalizas y frutas (cítricas, manzana, fresas). Este tipo de fibra ralentiza la absorción de grasas y azúcares simples, por lo que ayuda en caso de diabetes y colesterol.


Fibra insoluble:


Este tipo de fibra está formada por sustancias que no tienen la capacidad de tener agua, por lo que no son atractivas para ser fermentadas por los microorganismos del intestino. Esta fibra es la más beneficiosa para eliminar toxinas del intestino y ayuda a regular el tránsito intestinal, ya que funciona como un cepillo, arrastrando materiales de desecho de la pared intestinal y aumentando el volumen de las heces, disminuyendo así el tiempo de recorrido y favoreciendo su expulsión.


Este tipo de fibra la podemos encontrar en: el salvado de trigo, trigo entero, hortalizas, granos de cereal entero, semillas de lino, verduras y cereales de forma general.


Lic. Thalía Phuma
Nutricionista



Escrito por: Nutricionista Thalía Phuma

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Alexandra Beltrán a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores