NUTRICIÓN EN EPOC


La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es un trastorno que se caracteriza por la obstrucción del flujo aéreo al respirar, siendo una enfermedad progresiva y poco reversible; por lo que una adecuada alimentación puede ayudar a mejorar los síntomas de esta enfermedad. Se debe tener en cuenta que el principal factor de riesgo es el tabaco, llegando incluso a un 90% de casos por causa del tabaco ya sean de forma activas o pasivas, ya que esto lesiona a los pulmones al igual que la contaminación del aire, aumentando el riesgo de padecer EPOC.


Tipos de EPOC


- Bronquitis crónica: la bronquitis es una inflamación de los bronquios, existiendo presencia de moco bronquial con tos y expectoración crónica.


- Enfisema pulmonar: engordamiento permanente de los espacios aéreos de los bronquios que produce una destrucción o daño de la pared de los alveolos, disminuyendo el oxígeno.


Consecuencias nutricionales


La desnutrición es muy frecuente en esta enfermedad, empeorando la función pulmonar, la calidad de vida, y aumenta las probabilidades de desarrollar más problemas de salud e incluso riesgo de mortalidad.


Recalcando que por lo general las personas con enfisema presentan delgadez y desnutrición, mientras que las que padecen bronquitis crónica suelen tener sobrepeso u obesidad.


Objetivos nutricionales para la EPOC


1. Corregir deficiencias nutricionales y desnutrición.


2. En personas con obesidad, disminuir el peso.


3. Mejorar la dificultad para masticar o tragar por la falta de aire.


4. Evitar el estreñimiento y el esfuerzo excesivo para defecar, así como la distensión abdominal y las flatulencias.


5. Procurar que el sabor de los alimentos sea de buen agrado para combatir la falta de apetito.


La dieta adecuada deberá estar fraccionada en 5 o 6 tomas para aligerar la carga respiratoria al comer. Algunas personas con EPOC se encuentran en una situación de hipermetabolismo, es decir, que su gasto energético diario está aumentado, probablemente por el aumento del trabajo respiratorio.


Aporte de nutrientes:


- Hidratos de carbono: la cantidad de alimentos ricos en hidratos de carbono complejos se debe controlar mucho y ser inferior a las recomendaciones de dieta equilibrada, representando entre el 40-50% del valor energético total diario.


- Proteínas: se debe personalizar el aporte de proteínas en función del estado físico y nutricional de la persona, el aporte debe ser de 1 a 2 gr de proteína por kg/día.


- Grasas: el consumo de grasas es importante ya que supone un esfuerzo ventilatorio menor que al consumir hidratos de carbono ya que produce menor CO2. Su aporte debe ser como máximo el 50% de las calorías diarias consumidas.


- Vitamina C, E, betacarotenos y selenio: son vitaminas y minerales con actividad antioxidante que se ha visto un efecto positivo sobre la función pulmonar. La vitamina C y los betacarotenos se encuentran principalmente en frutas, verduras y hortalizas. La vitamina E en el aceite de oliva, girasol, y frutos secos. El selenio en la levadura de cerveza, la avena, mariscos, pescados y carnes rojas.


Alimentos recomendados para la EPOC


Hay ciertos alimentos que ayudan a mejorar la salud de los pulmones:


*Pescado azul: los ácidos grasos omega 3, previenen el daño pulmonar causado por el tabaco y mejoran los síntomas de la EPOC, gracias a su efecto antiinflamatorio.


*Brócoli: contiene sulforafano, una sustancia capaz de restablecer el desequilibrio antioxidante en el tejido pulmonar.


* Soja: los consumidores habituales de soja tienen una mejor función pulmonar y un menor riesgo de desarrollar enfermedades respiratorias, mientras que los flavonoides presentes en la soja actúan como antiinflamatorios en los pulmones y protegen de los carcinógenos del tabaco.


Lic. Thalía Phuma
Nutricionista
Fuente: González, J. “Dieta para EPOC”. 2009.



Escrito por: Nutricionista Thalía Phuma Ludeña

¿Cómo se siente hoy?

Dr. Pedro Gomez Proaño a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores