NUTRICIÓN Y DISFAGIA


La disfagia se define como la dificultad o imposibilidad de realizar el proceso de deglución correctamente, no solo incluye el propio acto por el que el alimento pasa de la región oral a la zona faríngea, sino que empieza desde la masticación y termina cuando el bolo alimenticio ha llegado al estómago.


Tipos de disfagia:


- Disfagia orofaríngea o disfagia alta: existe una alteración en la fase oral o faríngea, se produce dificultad en el inicio de la deglución, suele estar muy relacionada con trastornos neurológicos, alteraciones músculo-esqueléticas como distrofias, algunos tipos de cáncer oral, procesos post-cirugía, o secundarias a tratamientos de quimioterapia o radioterapia, entre otros.


- Disfagia esofágica o disfagia baja: hay una alteración en la fase esofágica que incluye el paso del alimento hacia el estómago, este tipo de disfagia está más relacionado con alteraciones motoras o estructurales del tipo de masas cancerosas situadas en posiciones más bajas junto a esófago o hernia de hiato.


Respecto a la clasificación nutricional, es la que hace referencia al tipo de alimentación que ocasiona la problemática, la disfagia puede ser:


- Disfagia a alimentos líquidos: Se produce al ingerir alimentos líquidos y bebidas que circulan rápidamente por la cavidad oral.


- Disfagia a alimentos sólidos: se ocasiona con alimentos sólidos, en mayor o menor grado.


Tratamiento dietético de la disfagia a líquidos


La principal estrategia a seguir es modificar la viscosidad de dichos alimentos, evitando la consistencia líquida a toda costa; el método para conseguir esto es añadir productos espesantes a los líquidos y de esta manera conseguir que sean sólidos.


* Tipos de viscosidad:


- Viscosidad fina: es la que no lleva ninguna modificación aplicada, por ejemplo el agua.


- Viscosidad tipo néctar: el alimento se puede tomar a sorbos y con sorbete, como el zumo de pulpa.


- Viscosidad tipo miel: el alimento no se puede tomar con sorbete, se puede tomar con cuchara pero no mantiene su forma, por ejemplo la miel.


- Viscosidad tipo pudding: se toma con cuchara y mantiene su forma.


Se debe saber cuál es la viscosidad que cada persona tolera para certificar la seguridad en cuanto a su alimentación, para así adaptar la alimentación. En cuanto más viscoso sea un alimento más seguro es, en cuanto a disfagia de líquidos. De cualquier manera, la hidratación también debe estar asegurada, por lo que no es posible eliminar las bebidas; existen dos sistemas para hidratar en estos casos, el primero es el agua gelificada, siendo este un producto elaborado específicamente para disfagia y consiste en una masa gelatinosa que se mantiene sólida en la boca, se mastica y sirve para hidratarse, es importante diferenciar el agua gelificada de la gelatina comercial, ya que esta no está preparada para disfagia. La segunda manera es a través de usar espesantes como la harina o la maicena, dependiendo la cantidad de la viscosidad que se quiera conseguir.


Lic. Thalía Phuma
Nutricionista



Escrito por: Nutricionista Thalía Phuma Ludeña

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Claudia Vanessa Gavilanez Morales a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores