LA CARNE A LA PARRILLA Y EL CÁNCER DE MAMA


Según los datos arrojados por un estudio, las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama que comían determinado tipo de carne eran mucho más propensas a tener problemas que las que la reducían en su dieta.


Las mujeres que consumen mucha carne asada, ahumada o a la parrilla y desarrollan cáncer de mama tienen más riesgo de morir que las mujeres que comen menos ese tipo de alimentos. De los diferentes tipos de cocción, el ahumado parece ser el más perjudicial.


El consumo de carne de cerdo ahumada se asocia con un riesgo un 17% mayor de morir por cualquier causa. Este se incrementa hasta el 23% en el caso del cáncer de mama. En las carnes a la parrilla o ahumadas existen muchos principios activos carcinógenos, formados en el proceso de combustión del material orgánico. De esta forma, las mujeres pueden estar expuestas a los carcinógenos similares a los del humo del tabaco o la contaminación atmosférica.


Hasta ahora muchos estudios ya habían asociado las carnes cocinadas a altas temperaturas con un mayor riesgo de cáncer de mama. No obstante, no se había investigado si la ingesta de dichas carnes podía afectar a la supervivencia tras aparecer el tumor.


Otro dato importante es que, las mujeres que preferían comer pollo y pescado antes o después de su diagnóstico del cáncer, tenían menor probabilidad de morir. La cifra se situaba en 45% menos, en comparación con las que no comieron estos alimentos.


A qué se debe esta diferencia: la carne de pollo, pavo y pescado tienen un nivel mucho más bajo de grasas saturadas que las carnes rojas, al igual que poseen un efecto protector.


Lic. Thalía Phuma
Nutricionista



Escrito por: Nutricionista Thalía Phuma Ludeña

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Claudia Vanessa Gavilanez Morales a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores