ALIMENTOS QUE DEBEN EVITARSE DURANTE EL PRIMER AÑO DEL BEBÉ


Pasados los seis meses de vida del bebé se pueden ir introduciendo de manera paulatina nuevos alimentos en la dieta, preferiblemente de forma sólida, para que el niño pueda elegir y experimente con los alimentos, ya que durante este periodo la alimentación complementaria es también un juego, un aprendizaje en el que ellos van descubriendo formas, sabores, olores y
texturas, al mismo tiempo que desarrollan su psicomotricidad fina cogiendo con las manos la comida.


Lo ideal es que los bebés empiecen a comer lo mismo que se come en casa, en una dieta basada principalmente en frutas y verduras, a la que se le añadirá proteínas como pollo, pescado o huevo cocido y no al contrario. En esta etapa lo más importante de la dieta es sentar las bases de una alimentación saludable, educando el gusto por los alimentos naturales, evitando los productos procesados como la bollería, galletas, zumos, batidos, aunque estén especialmente dirigidos a los niños.


Por lo que en la dieta que se inicia a los seis meses de vida del bebé, no pueden entrar determinados alimentos o condimentos, algunos de ellos de origen vegetal, debido a su composición. Muchos de ellos están prohibidos hasta que el niño cumpla al menos un año.


Antes del año no se debe añadir sal ni azúcar a los alimentos ya que la sal sobrecarga los riñones, mientras que el azúcar no es necesario y favorece la obesidad infantil, la diabetes y caries, aunque aún el bebé no tenga ningún diente. También hay que evitar la miel, en este caso por el riesgo de botulismo.


La leche de vaca o de otro animal mamífero, no se debe dar antes del año de vida ya que puede producir microsangrados digestivos y provocar anemia, al igual que puede provocar intolerancias.


Tampoco deben ofrecerse bebidas vegetales o leches vegetales que suelen tener azúcares añadidos, además de no tener grasas, esenciales en estas etapas y representar muy poco aporte energético.


Las carnes procesadas como los embutidos, fiambres, etc. tienen demasiada presencia en la cultura mediterránea. Entre ellas también se incluye el jamón de York, un producto bastante recurrente en entraría dentro de este grupo que se debe evitar. En cuanto a la carne, es conveniente limitar la carne roja, mientras que se debe evitar cualquier tipo de carne que proceda de la caza con munición de plomo. Lo recomendable es el consumo de carnes blancas en purés como la de pollo, pavo.


Las espinacas, acelgas, lechugas, remolachas, son también alimentos que deben descartarse por debajo del primer año, por su alto contenido en nitratos.


En cuanto al pescado, se debe evitar en menores de tres años, el consumo de pez espada, cazón, lucio, tiburón y atún; por su contenido en mercurio. También los langostinos, además de los crustáceos similares al cangrejo, ya que pueden contener cadmio.


Tampoco se puede dar alimentos sólidos que puedan ahogar al bebé, como es el caso de salchichas, uvas, cerezas y frutos secos enteros o cualquier pedazo duro de alimento con el que pueda atragantarse un niño pequeño. Por último deberían evitarse alimentos salados, como snacks de fundas o golosinas.


Lic. Thalía Phuma
Nutricionista
Fuente: Cordellat, A. (2017) “Alimentos que deben evitarse durante el primer año del bebé”.



Escrito por: Nutricionista Thalía Phuma Ludeña

¿Cómo se siente hoy?

Md. Michelle Ocampo Terreros a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores