CONSEJOS DE COMPRA Y CONSERVACIÓN


Consejos de compra y conservación de las castañas


Se debe rechazar aquellas castañas demasiado pequeñas, las que estén deformadas o presenten indicios de afectación por parásitos u hongos.


Si las compras en una tienda, inclínate por aquellas castañas que sean más grandes y sin manchas y rechaza las más pequeñas, agujereadas o planas. Una vez en casa, sácalas de la bolsa de plástico y extiéndelas sobre una superficie plana o las dispones en un cesto amplio, para evitar así que se puedan enmohecer.


Consérvalas en un lugar seco y fresco, alejado del contacto de la luz solar y del calor de los electrodomésticos. Las castañas secas se pueden guardar en la nevera durante dos o tres meses, depositadas en fuentes de porcelana o de cristal, pero nunca en bolsas de plástico.


Puedes también conservar las castañas congeladas. Para ello, basta retirarles la piel exterior y guardarlas en un recipiente cerrado herméticamente. Se pueden mantener así durante ocho o nueve meses. Cuando te decidas a descongelarlas, no está de más que las mantengas sumergidas en agua fría durante unos minutos para rehidratarlas, antes de proceder a su cocción o guisado.


Las castañas cocidas aguantan cuatro o cinco días en la nevera, cubiertas con un paño, y hasta nueve meses congeladas. Otra forma de conservarlas es al vacío, una vez cocidas.  


Lic. Thalía Phuma
Nutricionista
Fuente: Cebrián, J. (2017) "CONSEJOS DE COMPRA Y CONSERVACIÓN".



Escrito por: Nutricionista Thalía Phuma Ludeña

¿Cómo se siente hoy?

Dr Jhonny Ruiz a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores