MITOS SOBRE LOS CEREALES INTEGRALES


Si bien es cierto que los cereales de grano entero poseen muchas más ventajas en comparación con los refinados, no es cierto que sean milagrosos y puedan curar o hacer desaparecer muchas enfermedades. Por ejemplo, hay evidencias suficientes para afirmar que el consumo habitual de cereal integral disminuye el riesgo de aparición de cáncer de colon. Sin embargo, esta acción es profiláctica, preventiva, en ningún momento curativa. Si el cáncer ya se ha desarrollado, los cereales integrales no son capaces de curar esta dolencia.


Tampoco es verdad la creencia popular de que los cereales integrales, por sí solos, adelgacen. Una cosa es que se fomente su consumo en dietas de adelgazamiento por su mayor capacidad saciante que hace que dejemos de comer antes, y otra que estos alimentos no contengan calorías o que, misteriosamente, hagan desaparecer las kilocalorías que ya se ha consumido.


Se debe conocer que la energía aportada por un cereal integral y uno refinado es casi la misma: 39 kcal/100 g de harina trigo integral frente a 364 kcal/ 100 g de harina de trigo refinada. Sí es cierto que los alimentos integrales también ayudan a absorber la grasa procedente de los alimentos que ingerimos y a expulsarlas de una manera más fácil.


Es importante comentar que todos los beneficios señalados en el apartado anterior se han observado en personas consumidoras de cereales integrales de modo habitual. No se consiguen estos efectos en tomas aisladas, ni tampoco se recomienda el aumento del consumo de alimentos integrales de manera puntual, porque puede provocar mala tolerancia.


Lic. Thalía Phuma
Nutricionista
Fuente: Ruiz, A. (2017) "MITOS SOBRE LOS CEREALES INTEGRALES".



Escrito por: Nutricionista Thalía Phuma

¿Cómo se siente hoy?

Dra Alexandra Vicente a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores