SÍNDROME NEFRÍTICO


El síndrome nefrítico es una de las formas de presentación

de las enfermedades glomerulares y se caracteriza

por la aparición de hematuria, oliguria y

daño renal agudo, lo que se manifiesta en disminución

abrupta de la tasa de filtrado glomerular y retención

de líquido, que a su vez origina edema e hipertensión

arterial.


ETIOLOGIA


En la mayoría de los casos, la glomerulonefritis postinfecciosa

es secundaria a una infección por el estreptococo

betahemolítico del grupo A; sin embargo

existen otras bacterias, virus y parásitos que lo pueden

causar.


CLINICA

La presentación clínica es de un síndrome nefrítico típico con

hematuria glomerular, hipertensión arterial, oliguria y deterioro

de la función renal. El intervalo entre la infección y la nefritis es

de dos a tres semanas en los casos que siguen a una faringoamigdalitis

y de un mes en los casos de una piodermitis.

La evolución generalmente es benigna; difícilmente

evoluciona a la cronicidad y constituye un síndrome

que se resuelve en forma transitoria dejando inmunidad,

siendo raro otro episodio


DIAGNOSTICO

La presencia de los componentes del síndrome nefrí-

tico, en ausencia de datos de enfermedad sistémica y

en relación con una infección previa de las conocidas

como posibles causantes del mismo, sugiere el diagnóstico.

Datos que también apoyan el diagnóstico es

el nivel de C3 disminuido, lo cual se observa en el

90% de los pacientes, y que se recupera en 4 semanas.

La persistencia de microhematuria durante meses

no invalida el diagnóstico; puede durar más de un

año. Por el contrario, la proteinuria desaparece antes.

Las estreptolisinas se encuentran elevadas en el 60 a

80% de los pacientes durante los primeros 10 días y

persisten de 4 a 6 semanas.


TRATAMIENTO

El tratamiento es de soporte y va encaminado a prevenir

las complicaciones de la retención hídrica. La

restricción de agua y sal es suficiente en algunos casos,

pero es frecuente que se requiera el empleo de diuré-

ticos de asa. En la minoría de los casos, dicho tratamiento

no es suficiente y se requiere de terapia de reemplazo

de la función renal. Generalmente, los pacientes

recuperan la diuresis de 7 a 10 días de iniciado

el cuadro. No hay evidencia de que el uso de antibióticos

para tratar el foco primario prevenga la

aparición de glomerulonefritis. El pronóstico a largo

plazo generalmente es bueno y sólo un pequeño

porcentaje de los pacientes persiste con proteinuria e

hipertensión después del evento primario.


Escrito por: DR. DIEGO CABEZAS LOPEZ

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Alexandra Beltrán a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores