SINDROME NEFROTICO


El síndrome nefrótico es una enfermedad de los riñones causada por la eliminación inadecuada de grandes cantidades de proteína en la orina. La pérdida excesiva de proteína a través de la orina se llama proteinuria y puede ser causada por varias enfermedades, incluyendo diabetes mellitus, lupus eritematoso, sífilis y hepatitis viral.

CUADRO CLINICO

El síndrome nefrótico es una entidad clínica definida

por cinco características:

1. Proteinuria (> 3.5 g/24 h)

2. Hipoalbuminemia (< 3.5 g/dL)

3. Edema

4. Hipercolesterolemia

5. Lipiduria

ETIOLOGIA

El síndrome nefrótico es causado por afección glomerular, bien por enfermedad renal (glomerulonefritis primaria) o bien por enfermedades extrarrenales que afectan al riñón (glomerulonefritis secundaria).

Síndrome nefrótico primario

El síndrome nefrótico primario es aquel que ocurre por una única enfermedad del riñón, llamada glomerulopatia primaria.

Las glomerulopatias primarias que pueden cursar con proteinuria relevante y síndrome nefrótico son:

– enfermedad con cambios mínimos, que es la principal causa del síndrome nefrótico en niños.

– Nefropatía por IgA.

– Nefropatía membranosa.

– Glomerulonefritis membranoproliferativa.

– Glomerulosclerosis segmentaria y focal (GESF).

– Glomerulonefritis postestreptocócica

Síndrome nefrótico secundario

El síndrome nefrótico secundario es aquel que ocurre debido a una enfermedad sistémica que también ataca a los riñones. El ejemplo más fácil de entender es la diabetes mellitus


DIAGNOSTICO

El diagnóstico del síndrome nefrótico se realiza en dos etapas. La primera parte consiste en la identificación de una proteinuria excesiva. Pruebas de orina como EAS (orina tipo 1) y orina de 24 horas son los análisis más utilizados para identificar y cuantificar la pérdida de proteína en la orina. la biopsia renal acaba siendo necesaria para el diagnóstico final, principalmente si la causa es una glomerulopatia primaria.


TRATAMIENTO:

El tratamiento del síndrome nefrótico depende de la causa. En pacientes con hepatitis, sífilis o VIH, el tratamiento de estas infecciones generalmente mejora la proteinuria.

Como la diabetes es una enfermedad sin cura, el tratamiento de la proteinuria en estos casos generalmente no tiene mucho éxito. Los mejores resultados ocurren en pacientes con glicemia y niveles de presión arterial controlados.

Medicamentos como los inhibidores de la ECA (captopril, enalapril, ramipril, lisinopril, etc.) o los antagonistas receptores de angiotensina II (losartán, olmesartán, telmisartana, irbesartana, candesartana, etc.) ayudan a reducir el grado de proteinuria y se indican en casi todos los pacientes con proteinuria.

En pacientes con glomerulopatia primaria, generalmente se realiza el tratamiento con fármacos inmunosupresores, como glucocorticoides, ciclofosfamida, ciclosporina, azatioprina o micofenolato mofetil. En algunos casos, la enfermedad responde bien al tratamiento y el paciente puede quedarse curado después de algunos meses. Sin embargo, el resultado no siempre es tan bueno y la evolución para una insuficiencia renal terminal después de unos años es relativamente común.

 




Escrito por: Dr. Diego Cabezas López

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Claudia Vanessa Gavilanez Morales a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores