VAGINOSIS BACTERIANA


La vaginosis bacteriana (VB) es la causa más común de vaginitis sintomática entre mujeres en edad fértil. Anteriormente llamada vaginitis inespecífica o vaginitis por Gardnerella, la VB se transmite por actividad sexual y refleja un cambio en el ecosistema vaginal. Este desequilibrio incluye cambios en el pH y aparece cuando diferentes tipos de bacterias sobrepasan en número a las habituales de la vagina. Así, en lugar del predominio habitual de la bacteria Lactobacillus, aumenta el número de microorganismos como Gardnerella vaginalis, Bacteroides, Mobiluncus y Mycoplasma hominis en las vaginas de las mujeres con VB. Los investigadores están estudiando el papel de cada una de estas bacterias en la VB, aunque no comprenden todavía el papel de la relación sexual en el desarrollo de la VB. Cambios en el compañero sexual y las irrigaciones o “duchas” vaginales parecen ser factores de riesgo para la adquisición de una vaginosis bacteriana.

Síntomas

El principal síntoma de la VB es un flujo vaginal anormal, maloliente. Este olor “a pescado” es especialmente notorio tras la relación sexual. Sin embargo, casi la mitad de las mujeres con signos clínicos de VB no padecen síntomas. El médico puede observar estos signos durante la exploración física y puede confirmar el diagnóstico mediante las pruebas del flujo vaginal.

Diagnóstico

El examen al microscopio de la muestra del flujo vaginal, bien teñido o bien bajo una luz especial puede detectar la presencia de los microorganismos asociados a la VB. Puede hacerse el diagnóstico según la ausencia de los lactobacilos, la presencia de numerosas “células clave”, que son células del epitelio vaginal recubiertas de los microorganismos de la VB, el olor a pescado o la reducción de la acidez o cambios en el pH del flujo vaginal.

Tratamiento

Todas las mujeres con VB deben ser informadas del diagnóstico, de su relación con la transmisión sexual y de sus opciones terapéuticas. El tratamiento se basa en antibióticos como el metronidazol o la clindamicina y en general el o los compañeros sexuales no reciben tratamiento. Muchas mujeres con síntomas de VB no consultan en busca de un tratamiento y muchas mujeres sin síntomas rechazan el tratamiento.

Complicaciones

Los investigadores han mostrado la asociación entre la VB y la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), que puede causar infertilidad y embarazo ectópico en la trompa de Falopio. La VB también puede producir complicaciones en el embarazo como parto prematuro y recién nacidos de bajo peso. Por tanto, se recomienda que todas las mujeres embarazadas sean exploradas en busca de una VB si previamente han tenido un parto prematuro, tanto si tienen síntomas como si no. Si estas mujeres embarazadas tienen una VB deberían recibir tratamiento oral con metronidazol o clindamicina. La mujer embarazada que no ha tenido un parto prematuro debería recibir tratamiento si tiene síntomas o el laboratorio confirma que padece una VB. La VB también se asocia con un aumento del riesgo de gonorrea e infección por el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) que causa el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida).

La vaginosis bacteriana se ha relacionado con la enfermedad inflamatoria pélvica y complicaciones del embarazo y parto


Escrito por: Dra. Carolina Haro Velasco

¿Cómo se siente hoy?

Md. Michelle Ocampo Terreros a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores