VAGINITIS AGUDA


VAGINITIS AGUDA

La vaginitis es una inflamación de la pared mucosa de la vagina, que normalmente se acompaña de afectación vulvar, por lo que es más común hablar de vulvovaginitis.
La vaginitis es uno de los problemas ginecológicos más frecuentes durante la infancia y la adolescencia. Además, se diagnostica en más del 25% de las pacientes que acude al especialista por problemas ginecológicos, y se estima que el 90% de las mujeres padece algún tipo de vaginitis a lo largo de su vida.
Puede deberse a una causa específica, pero hasta en un 10% de los casos no se puede establecer el origen de la afección.
El flujo vaginal normal es blanco, heterogéneo y carece de olor; cualquier cambio en las características del mismo puede indicar la presencia de una vaginitis infecciosa.

FACTORES DE RIESGO

* Inmunodepresión. Esto puede hacer que proliferen diversos microorganismos en la flora vaginal.
* Tratamientos prolongados con antibióticos de amplio espectro y corticoides.
* Toma de anticonceptivos orales.
* Embarazo.
* Diabetes. La infección provocada por candida suele recidivar en pacientes con diabetes mal controlada.
* Obesidad.
* Usar ropa muy ajustada.
* Tabaquismo.

CAUSAS

Las siguientes situaciones pueden ser causa de vaginitis:
* Infecciones: una infección es la causa de la mayoría de las vaginitis en mujeres adultas, y normalmente son debidas a bacterias, aunque también pueden ser ocasionadas por otras causas como virus u hongos. Las más comunes son la candidiasis y la tricomoniasis.
*Reacciones alérgicas: a medicamentos, materiales utilizados en la confección de ropa interior, productos empleados para la higiene íntima, compresas o tampones, espermicidas, lubricantes, preservativos, o incluso a componentes químicos de los detergentes o suavizantes con los que se lavó la ropa pueden también estar entre las causas de la vaginitis*.
*Traumatismos o cuerpos extraños en el interior de la vagina: esto es común en niñas pequeñas, que pueden llegar a introducirse pequeños juguetes.
*Hormonales: es común la vaginitis atrófica en mujeres postmenopáusicas, debido a que en este período de la vida los niveles de estrógenos descienden de forma brusca, el revestimiento interno de la vagina se adelgaza, y el flujo normal disminuye.


SINTOMAS
Los síntomas de la vaginitis dependen del tipo que tenga.
En la vaginitis bacteriana, es posible que no tenga síntomas. Usted podría tener un ligero flujo vaginal blanco o gris. También puede haber olor, similar a un fuerte olor a pescado, especialmente después de tener relaciones sexuales.
Las infecciones por levaduras producen una descarga espesa y blanca de la vagina, que puede parecerse al queso cottage. La descarga puede ser acuosa y a menudo no tiene olor. Las infecciones por levaduras generalmente causan enrojecimiento y picazón en la vagina y la vulva.
Es posible que no tenga síntomas si tiene tricomoniasis. Si los tiene, estos incluyen picazón, ardor y dolor de la vagina y la vulva. Puede tener ardor al orinar. También podría tener una descarga color gris verdoso que puede tener mal olor.


DIAGNOSTICO 
Citología de Papanicolau: Esta prueba recoge células de varias partes del cuello del útero de la paciente para estudiarlas al microscopio. Más que una técnica diagnóstica, la citología cervical es una técnica de diagnóstico precoz para detectar una infección causada por el Virus del papiloma humano (VPH). Determinación del pH vaginal: lo normal es que sea de 4,5. La elevación o descenso de esta cifra puede orientar al médico hacia alguna de las causas antes mencionadas.
Prueba de aminas: El exudado vaginal se mezcla con una disolución de hidróxido de potasio (KOH). Esta prueba es positiva cuando dicha mezcla hace que se produzca mal olor. En el caso de una infección por candidiasis esta prueba es negativa.
Determinación de “clue cells” o células clave: Se toma una muestra del líquido vaginal y se observa en el microscopio. La presencia de este tipo específico de células es altamente sugestivo de que se trate de una infección bacteriana.
Cultivo de la secreción vaginal: Se realiza en distintos medios para descubrir qué microorganismo es el causante de la infección. En la práctica clínica, esta prueba no suele realizarse de manera rutinaria porque puede haber falsos positivos y, en muchas ocasiones, se puede determinar la causa gracias a las manifestaciones clínicas y las pruebas anteriores.
Ecografía: Si se sospecha la presencia de cuerpos extraños y no logran verse con la simple inspección física puede realizarse una ecografía para ver mejor el interior de la vagina.
TRATAMIENTO

Todas las mujeres con vaginosis bacteriana deben ser informadas del diagnóstico para que sean conscientes de la posibilidad de transmisión sexual de la infección y tienen que recibir un tratamiento apropiado. En general suelen emplearse antibióticos como el metronidazol o la clindamicina.



Escrito por: Dra Alexandra Vicente Rodríguez

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Claudia Vanessa Gavilanez Morales a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores