Galactorrea, secreción de leche por el pezón


Galactorrea es la secreción láctea de la glándula mamaria fuera del período puerperal o más allá de 6 meses tras el parto en una madre no lactante. La secreción es generalmente bilateral y puede variar en cantidad y ritmo. Debe diferenciarse del exudado purulento (sugiere infección), serosanguinolento (descartar neoplasia), verde o mucoide (enfermedad fibroquística) y del sebáceo (pseudosecreción).

Es más frecuente en mujeres de 20-35 años con embarazos previos, aunque puede darse en otras edades, en niños y en varones. El 20% de las mujeres, con reglas normales y niveles de prolactina (PRL) en suero normal, tienen una galactorrea aislada en algún momento de su vida. Entre las causas fisiológicas se encuentra el embarazo, la lactancia, el coito, la estimulación mecánica repetida de los pezones, el sueño, el ejercicio y el estrés

Las causas más frecuentes de galactorrea son

• Tumores hipofisarios productores de PRL (prolactinomas), supone hasta un 25% de casos.

• Fármacos

• Enfermedades endocrinas: hipotiroidismo primario

• Traumatismos o cirugía torácicos.

• Infecciones locales (mastitis, herpes zóster).

.

Para el diagnostico si ei el caso no resulta obvio, solicitaremos niveles de PRL. Si los valores de PRL son normales, no son necesarios más estudios. Si la PRL está elevada, una vez que se han excluido embarazo, medicamentos que la elevan, hipotiroidismo e insuficiencia renal, la causa más probable será un prolactinoma.

Hablamos de hiperprolactinemia cuando los valores superan los 20 mcg/l en el varón y los 25 en la mujer, en una muestra tomada con una venopunción no traumática, al menos una hora después de cualquier exploración mamaria, de la comida y del despertar.

El tratamiento de la galactorrea debe ser causal siempre que sea posible.

Las pacientes con galactorrea aislada y niveles normales de PRL no requieren habitualmente tratamiento salvo que la galactorrea sea muy molesta o tengan hipogonadismo u osteoporosis. En todo caso debemos medirles periódicamente los niveles de PRL.

A las pacientes con aumento de PRL sin diagnóstico de prolactinoma, se les deben monitorizar los niveles de PRL y realizar una RMN cada 2 años o antes si hay sospecha de tumor hipofisario. Los pacientes asintomáticos con microprolactinomas habitualmente no precisan tratamiento. También puede ser la situación de pacientes posmenopáusicas (tratadas o no previamente) en las que la hiperprolactinemia ya no condiciona hipogonadismo. Si la paciente está muy incómoda o sufre disminución de la libido, amenorrea, infertilidad, osteopenia u osteoporosis o un macroprolactinoma es necesario controlar la secreción de PRL y sus consecuencias clínicas y bioquímicas. Para ello se utilizan como primera opción los agonistas de la dopamina bromocriptina y cabergolina

La cirugía transesfenoidal se reserva habitualmente para los pacientes que son resistentes a los agonistas de la dopamina. Cuando no disminuyan las concentraciones de PRL o el tamaño de los macroadenomas


Dr Nicolas Blanco B

Mediico General  


Escrito por: Dr. Pedro Gomez

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Belinda Anguiano Collazo a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores