Higado Graso, causas y efecto a largo plazo


Hígado graso, no alcohólico es la causa más común de enfermedad hepática crónica, desorden metabólico multifactorial que deriva del acúmulo de grasa en el hígado sano sin relación con el consumo de alcohol. Que puede llegar hasta esteatosis con componente necroinflamatorio (esteatohepatitis), que puede progresar a cirrosis.

Su verdadera incidencia y prevalencia son difíciles de determinar, y están en aumento debido a la epidemia actual de diabetes tipo 2 y obesidad en niños y adultos, más frecuente en países occidentales, sexo masculino, cuarta y sexta décadas de la vida

Existe un acúmulo de grasa en los hepatocitos, debido al disbalance entre su síntesis y utilización, esto hace al hígado vulnerable a una serie de factores (estrés oxidativo, citoquinas proinflamatorias), conduce al daño hepatocitario, inflamación y fibrosis. La alteración en el metabolismo de los lípidos, diabetes tipo II, obesidad y síndrome metabólico son algunas de sus causas, que provocan acumulo de grasa dentro del hepatocito.

Es una enfermedad generalmente asintomática, aunque puede cursar con dolor en hipocondrio derecho, astenia y hepatomegalia. En la mayoría de los pacientes es un hallazgo incidental durante una prueba de imagen o se llega al diagnóstico tras objetivar alteraciones en un análisis de rutina. En laboratorio uan elevación de las enzimas hepáticas AST/ALT, generalmente al doble de lo normal, puede ser la única alteración analítica, aunque también pueden ser normales. Otros datos como disminución de HDL, aumento de los triglicéridos y glucemias elevadas nos puede orientar al diagnóstico.

En cuanto a los métodos de imagen, en la ecografía abdominal se observa un hígado hiperecogénico de aspecto brillante y patrón granulado fino que borra los márgenes vasculares. Otras posibles técnicas de imagen para el diagnóstico son el TAC o la RMN, estas pruebas no sirven para determinar el estadío de HG

Algunos autores sugieren que el diagnóstico debería confirmarse mediante biopsia hepática. Pero este método tiene algunos riesgos y se debe tomar en cuanta que la esteatosis hepática tiene un pronóstico generalmente benigno

El tratamiento se basa en la prevención de la progresión de la enfermedad mediante la identificación y corrección precoz de los factores de riesgo: Pérdida de peso, Ejercicio físico aeróbico de intensidad moderada, Dieta baja en grasas y azúcares, Buen control metabólico de diabetes y dislipemia, si están presentes

Estatinas: Pueden utilizarse cuando no es posible reducir la hiperlipidemia por métodos dietéticos

Antidiabéticos orales: Biguanidas y Glitazonas tienen un efecto beneficioso en la esteatohepatitis no alcohólica. La metformina en algunos estudios parece normalizar la hipertransaminasemia y disminuir el grado de esteatosis objetivada por métodos de imagen.

La cirugía bariátrica es una opción en pacientes con obesidad severa y fibrosis hepática avanzada que no consiguen una adecuada reducción de peso con tratamiento médico.

Dr Nicolas Blanco B

Medico General 


Escrito por: Dr. Pedro Gomez

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Alexandra Beltrán a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores