PERFORACIÓN CORPORAL Y TATUAJES. LA MODA PUEDE TRAER COMPLICACIONES.


En la actualidad un gran número de personas (en su mayoría adolescentes) tienden a realizar modificaciones en su cuerpo, muchas veces definitivas, con la finalidad de cambiar su apariencia o aportar algún elemento que brinde “originalidad” a su imagen. Es en este punto que encontramos la perforación corporal (creación de una apertura en el cuerpo de una persona para introducir bisutería) y la realización de tatuajes (modificación corporal mediante el cual se crea una imagen permanente por inyección de tinta en la piel) como dos de las prácticas más comunes, muchas veces sin tomar en consideración los riesgos a la salud que estas puedan traer consigo. A continuación repasaremos las complicaciones más frecuentes asociadas a estas prácticas.

En lo referente a la perforación corporal, las zonas que con mayor frecuencia se ven afectadas son las orejas, cejas, nariz, ombligo, lengua, labios, pezones, y genitales externos. La reacción adversa más frecuente es la infección localizada.

También encontramos reacciones alérgicas a la bisutería, siendo la dermatitis de contacto una de las más frecuentes, en este caso la reacción se da por metales que contienen níquel. El níquel se utiliza habitualmente como metal base en bisutería, que después puede combinarse con otros metales.

Los queloides pueden aparecer en algunas perforaciones, estos son cicatrices erráticas que se forman como consecuencia de una respuesta tisular excesiva a la lesión cutánea, estas pueden extenderse más allá de los bordes de la herida original, pueden ser sintomáticas (por ejemplo, irritación, prurito), habitualmente no mejoran espontáneamente, y a menudo recidivan después de la extirpación.

En cuanto a la perforación en la lengua, la perforación de un vaso sanguíneo puede causar una hemorragia grave si no se toma la precaución de evitar los vasos sanguíneos importantes. Si se daña un nervio en la lengua, pueden producirse insensibilidad y adormecimiento, así como dificultad para tragar, hablar y masticar. Otras complicaciones consisten en recesión gingival, periodontitis, agrietamiento de los dientes, babeo y aspiración de bisutería

Otra práctica que se realiza es la dilatación del lóbulo de la oreja, cuya complicación más frecuente es la deformidad permanente, que comúnmente requiere corrección quirúrgica si en el futuro se desea tener un lóbulo de aspecto normal.

En lo referente a los tatuajes, las infecciones cutáneas localizadas son las principales complicaciones que podemos encontrar. Si no se cumplen los protocolos adecuados de antisepsia y desinfección, el riesgo de infección aumenta. Las reacciones de hipersensibilidad localizadas a la tinta del tatuaje y la cicatrización anómala, incluyendo la formación de queloides, son otras de las reacciones adversas frecuentes.

Además de estas complicaciones se debe tener en cuenta el riesgo de exposición a enfermedades como el VIH, hepatitis, entre otras. Para prevenir la transmisión del VIH y hepatitis, la Sociedad Americana de Dermatología, recomienda que el personal que realiza perforaciones corporales esté calificado y evaluado en buenas prácticas de higiene, esterilización, anatomía cutánea, dermatosis e infecciones cutáneas frecuentes, precauciones universales con fluidos corporales, eliminación de residuos biológicos y de objetos punzantes, y cuidado de las heridas.

Todos estos factores se deben tener en cuenta a la hora de decidir realizar alguna estas prácticas, además de verse bien o lograr algún cambio en la apariencia física, el mantener un estado de salud óptimo debe ser un elemento prioritario en la vida de toda persona.


José F. Salazar V.

Médico General.

Fuente: Henry M. Modificaciones corporales y perforaciones: Riesgos y reacciones adversas dermatológicas Julio 2017. MEDSCAPE.


Escrito por: Dr. José Salazar

¿Cómo se siente hoy?

Dra. Alexandra Beltrán a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores