Rinitis alérgica, origen síntomas y tratamiento


La rinitis es un proceso inflamatorio de la mucosa nasal caracterizado por la presencia de rinorrea anterior o posterior, estornudos y congestión nasal. Estos síntomas deben manifestarse durante dos o más días consecutivos y más de una hora diaria la mayoría de los días.

La rinitis alérgica (RA), mediada por IgE, se caracteriza por estornudos en salva, hidrorrinorrea, obstrucción nasal y prurito. Es muy frecuente la presentación clínica como rinoconjuntivitis.

Es el principal motivo de consulta en Alergología. Sin ser una enfermedad grave en la mayoría de los casos, condiciona la calidad de vida de la persona que la padece.

Se puede clasificar de la siguente manera:

1. Según duración:

INTERMITENTE síntomas presentes = 4 días a la semana o durante < 4 semanas consecutivas. PERSISTENTE síntomas presentes = 4 días a la semana y > 4 semanas consecutivas.

2. Según gravedad:

LEVE ninguno de los siguientes ítems está presente

- Alteración del sueño.

- Afectación de las actividades cotidianas, de ocio y/o deportivas.

- Afectación de las tareas escolares o laborales.

- Los síntomas son molestos.

MODERADA uno, dos o tres de los anteriores ítems están presentes.

GRAVE significa que los cuatro ítems están presentes.

El diagnóstico de la rinitis es fundamentalmente clínico y se debe tomar en cuenta historia familiar de alergia, síntomas relacionas con estciones de clima, coincidencia de síntomas oculares y nasales, exposición a pólen,polvo doméstico, son datos clínicos con alto valor predictivo en el diagnóstico de sospecha de rinitis alérgica.

Para confirmar el diagnóstico de RA, se aconseja realizar de forma preferente pruebas cutáneas de punción intraepidérmica o prick, que tienen el mayor grado de eficiencia, siempre que se elija un panel de aeroalérgenos clínicamente relevantes. Realizar una determinación de IgE específica sérica frente a aeroalérgenos.

Es preciso investigar la presencia de enfermedades frecuentemente asociadas como son, sobre todo, la conjuntivitis y el asma bronquial. En las rinitis persistentes o en las moderadas y/o graves se debe valorar la existencia concomitante de asma bronquial. Tanto la RA como la rinitis no alérgica han demostrado ser un factor de riesgo para el desarrollo de asma bronquial, por ello una rinitis mal controlada puede agravar el asma

El tratamiento consiste en evitar la exposición a factores desencadenantes, realizar lavados nasales con suero fisiológico y el tratamiento farmacológico se recomienda el empleo de antihistamínicos de segunda generación y/o glucocorticoides tópicos nasales.

Dr Nicolas Blanco B

Medico General 


Escrito por: Dr. Pedro Gomez

¿Cómo se siente hoy?

Md. Michelle Ocampo Terreros a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2018 | Multidoctores